Resumen de la obra el sexto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3486 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL SEXTO
Se trata sobre un nuevo preso q recientemente ingresa a la prisión. Gabriel cargaba sus cosas. Llevaba un delgado colchón de lana; era el más afortunado porque era el único que llevaba un colchón otros solo llevaban una frazada y un periódico.
Inmediatamente lo primero que oye es la canción de la “Marsellesa de los Apristas” que es cantado por los presos de tercer piso. Y luego otraque empezó la “Internacional“. Unos segundos después se levantó un grupo de prisioneros compitiendo entre ambos himnos. El hombre q estaba delante de mi lloraba. Me tendió la mano, sosteniendo apenas su carga de periódicos. Sabía que era un hombre de Cuzco de la misma lengua que yo le dije Adiós y me dijo Adiós.
Esa noche me toco de compañero de celda Alejandro Cámac un carpintero de las minas deMorococha. Daba la impresión de ser tuerto, su ojo izquierdo q nadaba en lágrimas parecía inerte. ¡Te conozco! Han hablado de ti por acá. Suerte q yo he sido tu compañero de Celda ¡Suerte Mía!
Me dijo q hace un año mando a sacar a los presos q habían llegado al sexto, siguiendo los hizo escoger por lista, los hizo formar en el patio les amarraron las manos. Y los soplones les embarraron las bocascon excrementos de vagos. Ahí apago la vela y se recostó.
Al día siguiente escuche la voz de una mujer, le pregunte a Cámac quien era y él Sonreía. Me dijo
Es un marika ladrón que vive sola en su celda. Los asesinos de ahí lo respetan. Ha cortado fuerte a muchos, a uno casi lo destripa.
¿Es Ladrón?
Si y uno de los más famosos como Maraví y Pate Cabra. De pronto me dijo mira es Puñalada seescuchó un grito
¡Ques d´ese Osborno o ó. Ese grito estremeció a todos de la Sexta. Sobre el coro de los vagos y el vocerío de los presos del primer piso, la voz de “Pufialada” hendía el aire, lo dominaba, todo repercutía el pecho de los q estábamos secuestrados en la prisión.
Aquella corrí hasta el extremo del balcón del tercer piso, para verlo. Estaba apoyado en la gran reja. Baje las gradasCámac me siguió, me acerque a las rejas y el negro se fio en mí. No miraba fijamente “Puñalada” era muy alto, como era negro su mirada parecía adormecida o diferente. Desde el fondo vi un hombre bajo y gordo acercándose con expresión simpática, se le veía feliz como si no tuviera entre nichos y la pestilencia de los excrementos.
¡Es Maraví me dijo, El otro amo del Sexto. Tiene tres queridas medijo y el negrito es uno de ellos, ¡Vámonos!
Temblaba su ojo sano, parecía no poder resistir la sensación de asco que oprimía todo su rostro. Nos fuimos.
En el segundo piso están los violadores, estafadores, ladrones no rematados, etc. Hay también un ex sargento de Lambayeque acusado de estupro. Estamos viviendo sobre el crimen, amigo estudiante; aquí esta abajo y nosotros encima; en mi tierraes al revés, los trabajadores debajo en la mina.
Los gringos escupen sobre ellos. Los gringos no son ni de aquel ni de allá; son del billete ¡Esa es su Patria! .Así son los gringos que no han sido criados apropiadamente. De esos gringos que he visto en Morococha no lo creo.
Su hijo que esta en Morococha debe estar pasando hambre. La rabia me hace tener esperanza, pero me come la sangre.
Sucelda estaba muy cerca del alto muro final del Sexto, que daba a la avenida Bolivia. Has hablado mucho dijo un hombre viejo, que apresuro el paso y nos alcanzo
Y le pregunto ¿Este es tu Compañero Nuevo? Si
Has hablado mucho Cámac lo has estado observando. No deberías quedarte con el nuevo. Lo cuidare, hagamos la prueba
Me di cuenta que Cámac estaba muy mal, así que le ofrecí mi cama que era máscómoda porque el colchón era de lana, el acepto sin dudarlo, así comprendió el viejo q era un buen hombre.
Cerca de la puerta de nuestra celda me apoye en las barandas de fierro, y no pude examinar con claridad las cosas. Mire el fondo del penal y vi una multitud de vagos murmurando en desorden.
La voz de “Rosita” interrumpió mis pensamientos. Canto de nuevo en frente mío, desde el interior de...
tracking img