Resumen el periquillo sarniento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1890 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 21 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Todo empieza desde mi nacimiento, fui bautizado con el nombre de Pedro y por parte de mi padre, el apellido Sarmiento. Mi padre era un hombre sensato y justo, mi madre me consentía mucho.
Después de un tiempo, tenía que ir a la escuela, y por más que insistimos mi madre y yo, mi padre me mandó a la escuela. Mi maestro era buena persona pero no sabía dar clases. Debido a la ropa que llevaba, ya que mi maestro me decía Pedrillo, me llamaron “Periquillo”, y jugando con mi apellido, le completaron como “Periquillo Sarniento”.
Un clérigo metió a su sobrino a la escuela y conociendo al maestro, le hizo ver que no tenía conocimientos ni vocación por lo que el maestro cerró la escuela.
Mi padre me mandó con otro maestro, viejo y estricto, que decía que la letra con sangre entra. Alver esto, mi padre me cambió a otra escuela. La nueva escuela era agradable, ahí medio aprendí a contar, escribir y leer.
Al terminar en esa escuela, mis padres me dejaron descansar unos días. Mi padre quería que tuviera un oficio, aunque fuera malo pero no quería verme como vagabundo o pidiendo prestado, pero mi madre no quería, ella quería que siguiera estudiando. Ante el berrinche de mimamá, mi papá decidió que siguiera estudiando.
Entré a estudiar con Manuel Enríquez, donde aprendí un poco del latín. Terminé en 3 años mis estudios con ese maestro. Lo único malo fue que escogí los peores amigos y me hice el peor de ellos.
Después entré al colegio de San Ildefonso donde me gradué en filosofía. Al llegar a mi casa me esperaba una gran fiesta donde todos me felicitaron por serun “bachiller”. Unos días después mis padres me mandaron a la hacienda de un amigo suyo, don Martín, para que me divirtiera.
Llegué a la hacienda de don Martín, donde su esposa me habló de Januario, un sobrino de ellos. Éramos amigos desde la primera escuela que tuve, como era alto le decíamos “Juan Largo”.
Estaba yo hablando con una porción de niñas, donde la más interesante y bonitas deellas era Poncianita, la hija de los hacendados. En ese momento escuché llegar a alguien y antes de preguntar quién era, vi entre todos a Juan Largo, se dirigió hacia a mi y me saludó:
-¡Mi querido Periquillo Sarniento! ¿Cómo te va, hermano?
Por dentro me puse furioso, pues había descubierto ante todos, mi sarna y periquería.
Januario fingía ser el mejor de mis amigos, pero me hizo malesa más no poder. Una tarde me convenció de torear unos becerros. Al principio me escapaba fácilmente, pero les fui perdiendo el miedo, iba acercándome cada vez más. En una de esas se me atravesó Juan Largo y no me dejó huir. En eso me alcanzó el becerro y terminé en la más vergonzosa figura.
Januario se había dado cuenta de que veía a su prima con interés, y que ello no lo tomaba a mal. En esome propuso ayudarme, y me dijo que me arreglaría hablar con ella a solas. Se apartó un momento y me dijo que ya estaba todo listo para que yo fuera a su recámara en la noche. Pero Juan Largo no había hablado con su prima de mis amorcillos, fue con su tía y le advirtió lo que, según el, tramaba yo, y le pidió cambiar a Poncianita a otra recámara y que ella se acostara en su cama. Llegada la noche,me quedé dormido, pero Januario fue a despertarme. Fui más de fuerza que de gana y mi sorpresa fue encontrarme a su tía, quien, al día siguiente hizo que me llevaran a casa de mis padres.
Volví a mi casa, donde mi padre me insistió en que encontrara trabajo, me dio un plazo de 8 días para pensarlo. Fui a preguntarle a mi amigo Martín Pelayo, quien era casi igual de malo que Juan Largo. Cuando leplatiqué mi asunto, me dijo que estudiara para clérigo como el. Después del plazo le dije a mi padre que pensaba ser clérigo.
En la universidad vi a mi amigo Pelayo, quién me enseñó a jugar billar, tresillo y albures. Un año tardé en aprender todos esos males y salí experto.
Un día, mi padre me preguntó cuando serían mis exámenes y mentí diciendo que yo no sabía nada, le dije que le...
tracking img