Resumen principios de politica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7710 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 27 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRINCIPIOS DE POLÍTICA
PRÓLOGO
En la medida en que toda Constitución es la garantía de la libertad de un pueblo, todo lo que está implícito a la libertad es constitucional, y no lo es cuanto la ignora; que en la Constitución existen ciertos principios fundamentales que ninguna autoridad nacional puede alterar, pero que el consenso de todas ellas puede hacer todo aquello que no se oponga adichos principios.
Lo que pedía entonces era la libertad individual, la libertad de prensa, el fin de la arbitrariedad, el respeto de los derechos de todos.
CAPÍTULO I
DE LA SOBERANÍA DEL PUEBLO
Nuestra actual Constitución reconoce formalmente el principio de la soberanía del pueblo, es decir, la supremacía de la voluntad general sobre toda voluntad particular. Si se supone sancionado el poder deunos pocos por el asentimiento de todos, ese poder se convierte entonces en la voluntad general.
En una palabra, en el mundo sólo existen dos poderes: uno ilegítimo, la fuerza; otro legítimo, la voluntad general.
Cuando se afirma que la soberanía del pueblo es ilimitada, se está creando e introduciendo azarosamente en la sociedad humana un grado de poder demasiado grande que, por sí mismo,constituye un mal, con independencia de quien lo ejerza.
En una sociedad fundada en la soberanía del pueblo, es evidente que ningún individuo, ninguna clase, tiene derecho a someter al resto a su voluntad particular; pero es falso que la sociedad en su conjunto posea sobre sus miembros una soberanía sin límites.
La soberanía sólo existe de un modo limitado y relativo. Donde comienza la independencia yla existencia individual se detiene la jurisdicción de esta soberanía. Cuando una autoridad comete actos semejantes, nada importa la fuente de la que pretende emanar, nada importa que se llame individuo o nación.
Rousseau ha ignorado esta verdad, y su error ha hecho de su ensayo El Contrato Social, tan frecuentemente invocado en favor de la libertad, el instrumento más terrible de todos losgéneros de despotismo. Definió el contrato celebrado entre la sociedad y sus miembros como la enajenación completa y sin reservas de cada individuo con todos sus derechos a la comunidad; cada uno adquiere sobre todos los asociados los mismos derechos que él les cede, y gana el equivalente de todo lo que pierde, con más poder para conservar lo que tiene.
El propio Rousseau se ha asustado de esasconsecuencias: aterrado por la inmensidad del poder social que acababa de crear, no ha sabido en qué manos depositar ese poder monstruoso, y no ha encontrado otro preservativo contra el peligro que entraña tal soberanía que un expediente que hace imposible su ejercicio.
Hobbes, el hombre que ha erigido de modo más inteligente el despotismo en sistema, se ha apresurado a reconocer el carácter limitadode la soberanía a fin de defender la legitimidad del gobierno absoluto de uno solo. La soberanía -dice- es absoluta; esta verdad ha sido reconocida siempre, incluso por aquellos que han inducido a la sedición o han provocado guerras civiles; su intención no era aniquilar la soberanía, sino transferir su ejercicio a otras manos. La democracia es una soberanía absoluta en manos de todos; laaristocracia, una soberanía absoluta en manos de algunos; la monarquía, una soberanía absoluta en manos de uno solo. El pueblo ha podido desprenderse de esa soberanía absoluta en favor de un monarca, que por lo tanto se ha convertido en su legítimo poseedor.
La democracia es la autoridad depositada en manos de todos, pero sólo la suma de autoridad necesaria a la seguridad de la asociación. El gobiernopopular no es sino una tiranía convulsiva; el monárquico, un despotismo más concentrado.
Cuando la soberanía no está limitada, no hay ningún medio de poner a los individuos al cobijo de los gobiernos.
El pueblo -dice Rousseau- es soberano en un sentido y súbdito en otro; más en la práctica esas dos relaciones se confunden. Le es fácil a la autoridad oprimir al pueblo como súbdito, para forzarlo...
tracking img