Resumen psicoanalisis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7157 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ALGUNAS CONSECUENCIAS PSÍQUICAS DE LA DIFERENCIA ANATÓMICA ENTRE LOS SEXOS (1925)

La actitud edípica del varoncito pertenece a la fase fálica, y que se va al fundamento tras la amenaza de castración. O sea, por el interés narcisista de los genitales.
Inicialmente la madre fue para ambos el primer objeto, y el hombre lo retiene para el complejo de Edipo. Pero ¿como llega la niña aresignarlo y a tomar a cambio al padre por objeto?
La niña nota el pene de un hermano o compañero de juegos, pene bien visible y de notable tamaño, y al punto lo discierne como el correspondiente, superior a su propio órgano, pequeño y escondido; a partir de ahí cae víctima de la envidia del pene.
He aquí una notable oposición en la conducta de ambos sexos: en el caso análogo, cuando elvarón ve por primera vez la región genital de la niña, se muestra irresoluto, poco interesado al principio; no ve nada, o desmiente su percepción. Solo mas tarde, después que cobro influencia sobre él una amenaza de castración, aquella se volverá significativa.
Nada de eso ocurre en la niña. En el acto se forma su juicio y su decisión. Ha visto eso, sabe que no lo tiene, y quiere tenerlo.En este lugar se bifurca el llamado complejo de masculinidad de la mujer, que, si no logra superarlo pronto, puede deparar serias dificultades para el prefigurado desarrollo de la feminidad. La esperanza de recibir un pene puede conservarse; o bien sobreviene el proceso que me gustaría designar desmentida. La niña se rehúsa a aceptar el hecho de su castración, se afirma en la convicción deque posee un pene, y se ve forzada a comportarse como un varón.
La consecuencia psíquica de la envidia del pene, en la medida en que no se agota en la formación reactiva del complejo de masculinidad, son múltiples. Con la admisión de su herida narcisista, se establece en la mujer –como cicatriz- un sentimiento de inferioridad.
Aunque la envidia del pene haya renunciado a su objetogenuino, no cesa de existir: pervive en el rasgo de carácter de los celos, con leve desplazamiento. Si bien los celos también se observan en el varón, se considera más propio de la mujer, porque viene reforzado por la envidia del pene, desviada.
Otra consecuencia de cabal importancia de la envidia del pene es el aflojamiento de los vínculos tiernos con el objeto madre. Ella seráresponsabilizada de haberla arrojada al mundo con esa dotación tan insuficiente, es responsable de esa falta de pene.
Podríamos decir que: tras el descubrimiento de la desventaja de los genitales, pronto afloran celos hacia otro niño al que la madre supuestamente ama más, con lo cual se adquiere una motivación para desasirse de la ligazón-madre.
Otro sorprendente efecto de la envidia del pene–o descubrimiento de la inferioridad del clítoris- el más importante de todos. La mujer soporta peor que el varón la masturbación, suele revolverse contra ella y no es capaz de servirse de la en las mismas circunstancias que el varón hubiese acudido sin basilar. Es de la naturaleza de la mujer estar más alejada de la masturbación, ya que esta seria de naturaleza masculina.
En la niñasobreviene pronto, tras lo indicios de la envidia del pene, una intensa contracorriente opuesta al onanismo, que no depende exclusivamente de las personas encargadas de la crianza. Esta moción es un pre-anuncio de aquella oleada represiva que en la época de la pubertad eliminará una gran parte de la sexualidad masculina para dejar espacio al desarrollo de la feminidad.
Hasta entonces no estuvopresente el complejo de Edipo. Pero ahora la libido de la niña se desliza a lo largo de la ecuación simbólica prefigurada pene = hijo resigna el deseo del pene para cambiarlo por el deseo del hijo, y con este propósito toma al padre como objeto de amor. La madre pasa a ser objeto de celos. Y si después de esta ligazón-padre tiene que resignarse por malograda, puede atrincherarse en una...
tracking img