Retorica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2677 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
RETORICA

Cuántos persuadieron y aún siguen persuadiendo a tantos y sobre tantas cuestiones con sólo modelar un discurso falso.
Cada una de las partes que constituye un discurso reside en: el talante del que habla, en la predisposición del oyente y la última en el discurso mismo, en función de lo que éste demuestra o parece demostrar. El uso adecuado de cada una de las partes sigue teniendohoy bastante importancia en diferentes ámbitos de la vida social. Por ejemplo, en los discursos de los políticos, en las leyes que nos gobiernan, en la publicidad, los contratos y en toda la información que nos llega a través de los medios de comunicación que hacen uso del poder de las palabras y del uso deliberado de las mismas.
Una vez más comprobamos como las tesis defendidas por el filósofogriego Aristóteles permanecen vigentes. El concepto de orador persuasivo (éthos), que en otro momento de la antigüedad se le consideró como charlatán, manipulador o virtuoso de la palabra es hoy conocido como orador creíble. Para valorar la credibilidad que éste transmite, el oyente sigue principalmente dos criterios: el racional y el de la simpatía, teniendo en cuenta tanto las palabras como lasacciones pasadas y presentes del orador. Este concepto es algo que pocos comunicadores llegan a poseer y se fundamenta en tres atributos personales: competencia, fiabilidad y dinamismo.
Así que, cuando los oradores engañan en lo que dicen o sobre lo que dan consejo, ello es por todas estas causas o por alguna de ellas; porque, o bien por insensatez no tienen una recta opinión, o bien, opinandorectamente, callan por malicia su parecer, o bien son sensatos y honrados, pero no benevolentes, por lo cual, aún conociendo lo que es mejor, sucede que no lo aconsejan.
En el momento en que un orador inicia su discurso, se pone en marcha un complejo proceso en el que intervienen multitud de factores. Conocerlos puede ayudar a tomar conciencia de los pasos que se deben dar para mejorar cualquierintervención pública: la intervención de un político en la cámara, la lección de un profesor, la presentación de un proyecto, o las palabras en un homenaje, etc.
Otro de los componentes es el receptor, oyente o espectador del discurso o mensaje. Para Aristóteles la figura del “Oyente-juez” es fundamental en retórica y por ello le dedica un gran número de páginas al Estagirita. Es fundamental para élel análisis de sus emociones o estados de ánimo. Como destinatario del discurso es quien decide si la información recibida es o no válida. Por tanto es primordial que el orador persuada al auditorio teniendo en cuenta sus necesidades, su edad, su clase social, su riqueza y su poder. Llevado esto a situaciones actuales lo encontramos por ejemplo en la actuación de los políticos en cualquiera de susintervenciones públicas, que conociendo los sondeos de opinión lo utilizan para conocer los deseos de sus electores. Y más aún cuando esos políticos hacen sus discursos a la juventud.
Y en último término está la argumentación del mensaje. La buena retórica es la que sirviéndose de argumentos retóricos coloca ante el oyente todos los medios necesarios para tomar una decisión, es decir la queejercita la capacidad de deliberación. Pero sea cual sea la forma que utilicemos en la argumentación de nuestro discurso lo importante es que esté bien estructurado y que se utilice el lenguaje adecuado. La observación de muchas presentaciones en distintos auditorios me han revelado que cuando el orador expone las ideas claras, bien ordenadas sus palabras y sus gestos brotan con fuerza y conespontaneidad el discurso resultaba brillante. Cuando faltan estas condiciones el discurso se vuelve errático y vacilante.
Como decía Aristóteles sobre los elementos subjetivos de la persuasión:
Puesto que la retórica tiene por objeto formar un juicio y dado que también se juzgan las deliberaciones y la propia acción judicial, resulta necesario atender a los efectos del discurso. No sólo a que sea...
tracking img