Rige el destino nuestra vida?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1425 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Rige el destino nuestra vida? ¿O nos considera Dios responsables de nuestros actos?
¿QUÉ contestaría a estas dos preguntas? Es posible que nunca haya pensado en este asunto o que no entienda qué tiene que ver una cuestión con la otra y responda: “Claro que Dios nos considera responsables de nuestros actos. Y también nos sucederá lo que nos tenga reservado el destino”.
Si esta es su opinión,reflexione por un momento sobre los siguientes puntos.
¿Quién nos considera responsables de nuestros actos? Dios. ¿Y quién determina nuestro destino? Muchos responderían que Dios. Pero ¿es lógico? ¿Obligaríamos a alguien a obrar de una determinada forma y luego lo culparíamos de haberlo hecho? Pensemos en el caso de un padre que por la mañana cierra con llave las puertas de la casa para que su hijono salga. Cuando llega por la tarde, ve que su hijo se ha quedado en casa todo el día. Pues bien, ¿qué pasaría si el padre le preguntara por qué no ha salido y hasta lo castigara por perezoso? ¿Sería justo? ¿Qué pensaríamos de tal padre?
“Eso es imposible”, dice usted. No obstante, según algunas personas, así es como actúa Dios. Si de él proceden lo bueno y lo malo, y ha predeterminado todo loque nos sucederá, ¿por qué nos considera responsables de nuestras acciones? Si lo que hacemos es lo que él ha establecido, ¿qué razón hay para que rindamos cuentas de nuestros actos? ¿Por qué hemos de responder ante Dios si no tenemos elección?
“Este es un tema muy profundo —puede que esté pensando llegado a este punto—. ¿Quiénes somos nosotros para entender los caminos de Dios? Mejor que se lodejemos a los teólogos.”
Una cuestión que nos concierne
Reflexionemos, sin embargo, en lo siguiente. Las preguntas formuladas nos conciernen a todos. En este mundo, solo tenemos una vida, y pasa muy deprisa. Nuestra manera de vivir se ve profundamente afectada por las respuestas a los interrogantes antes planteados. Si Dios ha determinado nuestro destino, ¿para qué preocuparnos por mejorar? Sí,¿para qué preocuparnos por aprender de Dios? Palabras como “bueno”, “malo”, “pecado” y “méritos” dejan de tener sentido. Si nuestro destino es hacer algo que consideramos malo, lo haremos de todos modos, pues no nos es posible cambiar lo que está predeterminado.
Ahora bien, si ese es el caso, ¿con qué objeto nos ha enseñado Dios sus mandamientos? ¿Para qué envió a los profetas? ¿Cuál es la razón deque se hayan escrito libros llamados la Palabra de Dios? Si es el destino lo que rige la vida, ¿no carece todo esto de sentido? No hay duda de que nuestra inteligencia se revela contra los razonamientos contradictorios. La lógica no puede aceptarlos.
Por otro lado, si tenemos libre albedrío y Dios nos considera responsables de nuestros actos, debemos utilizar nuestra breve vida para adquirirconocimiento de Dios y sus propósitos, y aprender a vivir como él desea. Esta se convierte en la obligación de todo ser humano. Nadie puede servir a Dios por nosotros. Viene al caso un proverbio turco que dice que a cada cordero se le cuelga por su pata, es decir, que cada uno ha de responder por sus errores.
¿Comprende por qué razón es tan importante conocer las respuestas correctas a estaspreguntas?: ¿Nos considera Dios responsables de nuestros actos? ¿O rige nuestra vida el destino?
Dónde hallar las respuestas
¿Dónde podemos encontrar las respuestas a estas preguntas? Un lugar es la Biblia, conocida en el islam como Tawrat, Zebur e Inchil y aceptada como “la Palabra de Dios”. En ella leemos lo siguiente: “Ahora bien, en lo que respecta a alguien inicuo, en caso de que él se vuelva detodos sus pecados que haya cometido y realmente guarde todos mis estatutos y ejecute derecho y justicia, positivamente seguirá viviendo. No morirá. ¿Acaso me deleito de manera alguna en la muerte de alguien inicuo [...] y no en que se vuelva de sus caminos y realmente siga viviendo?” (Ezequiel 18:21, 23). Obviamente, es posible que una persona malvada cambie de vida. No está predestinada a seguir...
tracking img