Romanticismo en martin rivas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3055 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La caída de un romántico.

Martín Rivas es la novela realista más importante de América latina, o por lo menos así es considerada por muchos críticos e historiadores literarios. Incluso lleva por nombre “Novela de costumbres político-sociales”, pero resulta que hay un personaje dentro de ella que no muestra ningún interés ni por su clase social ni por la política (al final repentinamente loejerce pero no es un interés real, sólo un pretexto para buscarse la muerte). Una historia trágica, donde el sentimiento está arriba de la razón, incluso tiene un fin romántico este personaje, cometiendo un semi-suicidio. Una figura melancólica que evoca el pasado cada momento: recuerda la trágica muerte de su padre y que no deja al olvido un amor desafortunado. Estoy hablando del único amigo delprotagonista de la novela: el sombrío Rafael San Luis. Con respecto a éste personaje nos dice Guillermo Araya: Un halo trágico nimba su figura desde que es presentado al lector. La palidez que cubre su rostro no lo abandonará nunca. Es el único personaje de la novela que muere.
¿Qué hace un personaje romántico en una obra realista? La respuesta la podremos obtener si consideramos que el realismofue antecedido por el movimiento romántico, el cual es tardío en Hispanoamérica. El movimiento realista sin bien va en contra de varios puntos del romanticismo también comparte algunas características con él. La inclusión de éste personaje, como diré más adelante, es con fines didácticos y de alguna manera metaforiza la muerte de los románticos.
No es pertinente seguir utilizando el términorealismo sin definirlo, también resulta bastante anormal decir que una novela pertenece a tal o cual escuela sin ejemplificar el porqué, después me ocuparé de las características románticas de Rafael San Luis. Uno de los principales rasgos del realismo es buscar un objetivismo (el mundo real) que perdieron los románticos en su busca por la emoción, lo imaginario y lo subjetivo. Una característicaimportantísima: el autor como narrador no está de parte de nadie, sólo enuncia lo que está pasando. El favoritismo a una u otra parte se insinúa mediante caricaturizaciones de algunos estadios de la sociedad o comportamientos, no es un grito libertario del autor. Comparemos dos fragmentos de novelas para ver si lo que digo resulta obvio.
“Llamaban ellos Salvaje unitario […] a todo el que no eradegollador, carnicero, ni salvaje, ni ladrón; a todo hombre decente y de corazón bien puesto; a todo patriota ilustrado amigo de las luces y de la libertad; y por el suceso anterior puede verse a las claras que el foco de la federación estaba en el matadero”

Claramente Echeverría se nos presenta como un Liberal aunque es curioso que por medio de la negación degrade al bando contrario. Losadjetivos son muy importantes: degollador, carnicero, salvaje y ladrón. Califican estos adjetivos la conducta de los federales, calificar de patriota al unitario equivale a tildar de traidores a estos últimos. De ninguna manera es objetivo Echeverría en este fragmento al calificar, revela de qué lado está realmente, adquiriendo subjetividad. No analiza a la sociedad: da juicios, más no la somete a unestudio meticuloso, característica propia del realismo. Un puente entre estos dos movimientos es que narran la historia como un hecho que influye en el presente. A continuación un fragmento de Martín Rivas:

Ligeramente bosquejamos en los primeros capítulos el espíritu político que por entonces traía divididas a todas las clases sociales de la familia chilena y especialmente a los habitantes deSantiago, foco de activa propaganda liberal que principió a levantar la voz en la sociedad de la Igualdad.
Sin avanzarnos en el dominio de la historia, debemos dar una rápida ojeada a la situación política en que se preparaba un gran acontecimiento público, de gran trascendencia para los personajes de que nos hemos ocupado.
La efervescencia de los ánimos, mantenida por las lides sangrientas...
tracking img