Rompecabezas de jesus

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7954 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ROMPECABEZAS DE JESÚS. ¿Acaso no hubo Jesús histórico ? por Earl Doherty Traductor: Hernán Toro LOS APOLOGISTAS DEL SIGLO SEGUNDO Los Apologistas Cristianos del siglo segundo nos presentan una imagen dramática de subsiguiente diversidad en el movimiento cristiano y con respecto a a Jesús de Nazaret, un silencio sorprendente y revelador. Los primeros 100 años del cristianismo han recibido lamayor atención por parte de los Especialistas cristianos. Convencionalmente se piensa que Jesús, los orígenes de la Iglesia y los documentos que terminaron en el canon del Nuevo Testamento yacen dentro del período que va hasta los años 130. También están incluídos los escritos supervivientes del variado grupo conocido como los Padres Apostólicos, los cuales revelan algunas de las condiciones yconflicos al interior del movimiento en desarrollo. El período subsiguiente con una duración de otros 100 años o más, fue la edad de los apologistas. Estos eran hombres como Justino Mártir, quien presentó y justificó el Cristianismo frente a un mundo exterior que era fuertemente hostil a la nueva fe. En mi serie de cuatro partes "El rompecabezas de Jesús" aparecida en Humanist in Canada desde el otoñode 1995 hasta el verano de 1996 (Reproducido en este Website), ofrecí una imagen de los orígenes y crecimiento del Cristianismo que rechaza la existencia de un Jesús de Nazaret histórico. Una de las características clave de esa reconstrucción fué la inusual diversidad de expresión que se encuentra en el registro cristiano primitivo acerca de la figura de Jesús, la Teología cristiana, las prácticasrituales y las concepciones de la salvación. Esta diversidad no apunta a un fundador humano y un único movimiento misionero que se origina en aquél, sino a un movimiento religioso de amplia difusión y descoordinado, cuyo fundamento se basaba en diversas creencias en un Hijo de Dios intermediadrio y Divino, una entidad totalmente espiritual. Un tópico relacionado era el universal silencio queencontramos en ese registro primitivo con respecto a cualquier cosa que tuviera que ver con el ser humano que conocemos por medio de los evangelios. ¿Qué encontramos a medida que el cristianimoentra en sus segundos 100 años? De hecho, encontramos más de lo mismo. Aquéllos que han estudiado los apologistas han tienden a hacer algunas observaciones sorprendentes. Hacen notar cuán poca continuidadmuestran estos escritores con respecto a las tradiciones más primitivas. A menudo sus ideas no tienen nada en común con aquéllas que aparecen en las epístolas del Nuevo Testamento e incluso con las ideas presentadas en los Evangelios. No hay ninguna dependencia de Pablo. Más aún, no parece que dichos escritores se movieran en círculos eclesiásticos. Ni siquiera Justino, que había trabajado en Roma,tiene algo que decir acerca de los obispos y de las organizaciones eclesiásticas. Y casi todos aquéllos de antes del año 180 (siendo Justino la mayor excepción) permanecen en silencio con respecto a los Evangelios y a la figura de Jesús que está contenida en ellos. De hecho, se podría decir que ellos ignoran deliberada y absolutamente cualquier tipo de figura histórica. Esta situación, junto con elhecho de que los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles no se vislumbran en ningún otro escritor cristiano hasta la mitad del siglo segundo, soporta la conclusión de que la figura de Jesús de Nazaret fue un desarrollo en el pensamiento cristiano que nació a la vida únicamente en los evangelios, y de forma gradual, a lo largo del curso del siglo segundo, imponiéndose a sí mismo en la totalidad delmovimiento. Miremos más de cerca la evidencia suministrada por los apologistas Cristianos. Los académicos especializados en el siglo segundo caracterizan a la cristiandad de los apologistas como un movimiento esencialmente filosófico. Aunque la primera expresión del desarrollo cristiano en el siglo primero, la centrada en Pablo y el grupo de Jerusalén, fué un fenómeno palestino de orientación...
tracking img