Rosario ferré el reloj de cuerda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1685 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los marginados y los mecanismos de liberación
en el cuento de Rosario Ferré “El reloj de cuerda”

El cuento que hemos elegido pertenece a la autora puertorriqueña Rosario Ferré. El relato forma parte de una colección de cuentos fantásticos, maravillosos, picarescos.etc. Llamada “Sonatinas”. Publicada en el año 1989. Dicho cuento se titula “El reloj de cuerda” y es clasificado dentro de suobra como perteneciente al género maravilloso.
Rosario Ferré integra la llamada “Generación del 70”. Una generación literaria con un fuerte compromiso literario, social y político.
El cuento narra la historia de un reloj de cuerda que estaba una tienda. Al principio el reloj está como sorprendido mirando la muchedumbre. Había venido en un cargamento con los mejores relojes, pero mientras losotros relojes habían pasado a la gente aristocrática, el reloj de cuerda había quedado rezagado. Al reloj de cuerda le habían enseñado que lo único que debía hacer a la perfección era dar la hora. Mientras que los demás relojes eran mucho más sofisticados, relojes que eran automáticos.
Un día el reloj de cuerda es arrojado por los dueños de la tienda al cajón de las baratijas con un cartel derebaja. Es allí donde el reloj empieza a cuestionarse su utilidad. Aquí se encuentra con otro grupo de objetos que también habían sido condenados a habitar este cajón: la bailarina, una medalla de San Expedito y unas narigueras. Después de interrogar a los otros objetos, quienes tienen miedo a hablar sobre el porqué habitan el cajón, el reloj se da cuenta de la causa de su desgracia cuando sufreuna identificación con la bailarina, quien también funcionaba a cuerda.
Es de suma importancia la mirada que tienen los “otros” es decir los curiosos que tienen con respecto al cajón de las ofertas. Lo examinan sin querer que los vean los demás y no tienen ningún respeto y muestran total indiferencia con respecto a los objetos.
Luego de pasado un tiempo el cajón se va vaciando .Hasta que un díael reloj de cuerda es levantado por un hombre, quien le da cuerda y lo compra, el hombre es escritor. El reloj siente una gran identificación con la funcionalidad y personalidad de escritor, a quien servirá desde entonces fielmente.
El primer recurso que voy a destacar es el de la personificación: todos los objetos que están en el cajón son personificados. Por lo tanto representan a personas ygrupos sociales.
Teniendo en cuenta este grupo de personas podemos decir que se encuentran marginados . Es decir de algún modo asilados de los demás y no el un lugar cualquiera, si no , en un lugar donde se encuentran según las miradas de los demás lo que tiene poco valor.
Marginados por debajo de la franja de la marginalidad como sujetos subalternos para lo cual ejemplificaré con una cita delcuento:
“Los modelos más económicos se limitaban a recitar el informe del tiempo, tocar a la diana e informar los resultados de las últimas carreras del hipódromo”

Esta cita hace referencia a los relojes automáticos de menor calidad entre los relojes. El reloj de cuerda no está ni siquiera dentro de esta clasificación. El hecho de que solo marque la hora (función para la que fue hecho) lo haceestar por debajo de los demás.

Los grupos marginados se encuentran un lugar que les resulta no cómodo y asfixiante (el cajón de las ofertas). Aquí se visualizan distintas clases de marginación. La cual mostraré con las siguientes citas del relato:
“Un día se decidió a hablarle a una medalla de San Expedito. Le preguntó cuál había sido la razón de su desgracia y el santo le contestó quepertenecía a una jerarquía que el Papa acababa de destronar”

Como podemos percibir hay un grupo que sufre la marginación por una cuestión religiosa. Hay quienes dominan e intuyen o destituyen las jerarquías religiosas.

Otro grupo presente en el cajón, por medio de un personaje, son las mujeres. Ellas son representadas por la bailarina de plata.

“Un día unas manos descascaradas levantaron...
tracking img