Rosseua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2439 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 26 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
JUAN JACOBO ROSSEAU

HISTORIA
Nacimiento: nació en Ginebra el 28 de Junio de 1712.
Muerte: el 2 de Junio de 1778 en Ermenonville, donde era huésped de un admirador.
Época: filosofía del siglo XVIII
Región: filosofía occidental
Escuela: estudió en la escuela de los catecúmenos.
Intereses: filosofía, política, música, educación, literatura y botánica.
BIOGRAFÍA
Nació en Ginebra el 28 deJunio de 1712. Su infancia fue relativamente serena no obstante el fallecimiento de la madre, acaecido a poco de dar a luz. Su padre, Isaac Rousseau, se encargo personalmente de su primera instrucción. Era relojero. Tan pronto como el pequeño Juan Jacobo pudo leer le puso en manos toda suerte de libros, desde novelas sentimentales hasta Plutarco. El pequeño leía en voz alta mientras el padretrabajaba; a menudo se absorbían tanto que continuaban hasta el amanecer.
Habiéndose visto en la necesidad de huir de ginebra, por haber herido a un hombre en pelea, Isaac Rousseau, depósito a su hijo, que tenía diez años en casa de parientes. Todo marcho a la perfección hasta que las necesidades económicas interrumpieron sus estudios que eran privados, para volver a ginebra donde entro en un tallercomo aprendiz de grabador. Cambio tantas veces de patrón se halló tan mal que una noche decide escapar.
Paso a Saboya donde se dirigió a un párroco en busca de ayuda. Este lo recomendó a una joven viuda, Madame Warens, quien lo envió a Turín, al instituido de los catecúmenos. Después de algunos mesen en Turín, donde se gano la vida trabajando incluso como lacayo, volvió a Madame Warens ypermaneció ahí once años gozando de los favores de la joven señora. Este periodo fue el más feliz de su existencia que aprovecho para hacer estudios desordenados y amplísimos.
En 1740, a los 28 años de edad se dirigio a Lyon y luego a Paris, donde conoció a Diderot, Condillac y muchos otros enciclopedistas. Este periodo se ocupa sobre todo de música y escribe comedias y melodramas. Colabora en laenciclopedia redactando artículos sobre música.
Tiene una relación con una joven costurera. Teresa Levasseur de la que nacen cinco hijos todos los cuales abandona en el hospicio. La academia de Dijon convoco a un concurso sobre el tema: si el restablecimiento de las ciencias y las artes ha contribuido a la depuración de las costumbres y lo gana con un breve discurso en el que respondía negativamente.Rousseau decide “reformar” su vida, es decir, renuncia a todo cargo y a los favores de los poderosos y se dedica a copiar música para mantenerse con Teresa. Participa en el segundo concurso que lanza la academia de Dijon con el tema: cual es el origen de la desigualdad entre los hombres y si la autoriza la ley natural.
Regresa a Francia donde corta sus relaciones con los enciclopedistas. Enaquella huraña soledad nacen sus obras maestras: la nueva Eloísa, el contrato social, Emilio. La publicación de Emilio provoca la intervención del poder judicial. El parlamento de Paris condena la obra y ordena el arresto del autor. Rousseau escapa a suiza. Deja suiza por Inglaterra donde Hume la brinda hospitalidad. Rosseau no le tiene confianza vuelve a Francia, regulizo su situación con Teresa y,regresa a París. Ahí, mientras copia música para vivir, escribe sus obras autobiográficas. Muere el 2 de Junio de 1778 en Ermenonville, donde era huésped de un admirador.

ROUSSEAU Y LA ILUSTRACIÓN
Rousseau es el hombre de las paradojas. Cambio el de raíz el metro de la ilustración: para él ya no es la razón el criterio supremo, si no el sentimiento.
Se opone a los materialistas para quienes “laverdad no es nunca nociva para los hombres” argumentando “Yo también lo creo y esto a mi juicio, es una prueba contundente de que lo que enseñan no es la verdad.
Su “romanticismo” y su “pragmatismo” reside en: el sentimiento coincide con el de la utilidad y la felicidad del género humano, que no es en ningún caso algo diverso de la felicidad del individuo.
Romanticismo: el poder del...
tracking img