Ruben dario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1398 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ruben_Dario.gif (3313 bytes)



Sor Filomena

-¡ Ya está hecho, por todos los diablos! –rugió el obeso empresario, dirigiéndose a la mesita de mármol en que el pobre tenorio ahogaba su amargura en la onda de ópalo de un vaso de ajenjo.
El empresario –ese famoso Krau, ¿no conocéis la celebridad de su soberbia nariz, un verdadero dije de coral ornado de rubios alcohólicos?-, el empresariopidió el suyo con poco agua. Luego secó el sudor de su frente, y dando un puñetazo que hizo temblar la bandeja y los vasos, soltó la lengua.
-¿Sabes, Barlet? Estuve en toda la ceremonia: lo he presenciado todo. Si he de decirte la verdad, fue una cosa conmovedora. . . No somos hecho de fierro. . .
Contóle lo que había visto. A la linda niña, la joya de sutroupe, tomar el velo, sepultar subelleza en el monasterio, profesar, con su vestido oscuro de religiosa, la vela de cera en la mano blanca. Después los comentarios de la gente. ¡”Una cómica, monja!. . .A otro perro con ese hueso. . .” Barlet, el enamorado, veía a lo alto y bebía a pequeños sorbos. Eglantina Charmat, mimada del público parisiense, había sido contratada para una tournée por los países de América. Bella, suavementebella, tenía una voz de ruiseñor. Un cronista la bautizó en una ocasión con el lírico nombre de Filomena. Tenía los cabellos un tanto oscuros, y cuando se le desataban en las escenas agitadas, hacía con gracia propia, para recogérselos, el mismo encantador movimiento de la Reichenberg. Entró en el teatro por la pasión del arte. Hija de un comerciante bordelés que la adoraba y la mimaba, un buen día, elexcelente señor, después del tiempo de Conservatorio, la condujo él mismo al estreno. Tímida y adorable, obtuvo una victoria espléndida. ¿Quién no recuerda la locura que despertó en todos, cuando la vimos arrullar, incomparable Mignón:
Connais-tu le pays oú fleurit l’oranger...?
Festejada por nababs y rastas, pudo, raro temperamento, extraña alma, conservarse virtuosa, en medio de las ondas deescándalo y lujuria que a la continua pasan sobre todo eso que lleva la gráfica y casta designación de carne de tablas. Sguió en una carrera de gloria y provecho. Su nombre se hizo popular. Las noches de representación, la aguardaba su madre para conducirla a la casa. Su reputación se conservaba intacta. Jamás el Gil Blas se ocupó de ella con reticencias o alusiones que indicasen algo vedado:nadie sabía, que la aplaudida Eglantina favoreciese a ningún feliz adorador, síquica con la tierna flor de una promesa, de una esperanza.
¡Almita angelical encerrada en la más tentadora estatua de rosado mármol!
Era ella una soñadora del divino país de la harmonía. ¿Amor? Sí, sentía el impulso del amor. Su sangre virginal y ardiente le inundaba el rostro con su fuego. Pero el príncipe de su sueño nohabía llegado, y en espera de él, desdeñaba con impasibilidad las galanterías fútiles de bastidores y las misivas estúpidas de los cresos golosos. Allá en el fondo de su alma le cantaba un pájaro invisible una canción, vaga como un anhelo de juventud, delicada como un fresco ramillete de flores nuevas. Y cuando era ella la que cantaba, ponía en su voz el trino del ave de su alma: y así era comouna musa, como la encarnación de un ideal soñado y entrevisto, y de sus labios diminutos y rojos, caían, a gotas harmónicas, trémulos cristalinos, arpegios florecidos de melodía, las amables músicas de los grandes maestros, a los cuales ella agregaba la delicia de su íntimo tesoro. Juntaba también a sus delectaciones de artista profundos arrobamientos místicos. Era devota. . .
¿Pero no estásescribiendo eso de una cómica?
...Era devota. No cantaba nunca sin encomendarse a la virgencita de la cabecera de su cama, una virgencita de primera comunión. Y con la misma voz suya con que conmovía a los públicos y ponía el estremecimiento de su fuerza mágica sobre palcos y plateas interpretando a la variada sinfonía de los amores profanos, lanzaba en los coros de ciertas iglesias la sagrada...
tracking img