Santa rosa de lima

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4080 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Santa Rosa de Lima
1586-1617

Patrona del Perú, América y Filipinas

Es la primera santa de América, canonizada por el papa Clemente X y declarada Patrona de América y las Filipinas. Dedicó su vida a servir a Dios mediante la oración y la penitencia, así como a su caridad con los menesterosos y enfermos. También se dedicó a la conversión de los indígenas al catolicismo.

El personaje y sutiempo
1586
(30 de abril)
Nace en Lima Isabel Flores de Oliva.
1597
Recibe el nombre de Rosa durante su confirmación.
1617
(24 de agosto)
Muere en la casa de don Gonzalo de la Mata. Sus restos se depositaron en el convento Santo Domingo.
1669
El papa Clemente X la proclama Patrona del Perú.
1670
Es reconocida como Patrona de las Américas y Filipinas.
1671
(12 de abril)
Es canonizadapor Clemente X, convirtiéndose en la primera santa de América.
Escogida de Dios desde su infancia
Fue bautizada como Isa¬bel Flo¬res de Oli¬va. Na¬ció en Li¬ma el 30 de abril de 1586, hi¬ja del crio¬llo Gas¬par Flo¬res, na¬tu¬ral de San Juan de Puer¬to Ri¬co, y de la li¬me¬ña Ma¬ría de Oli¬va.
A los 11 años de edad, fue con¬fir¬ma¬da en la lo¬ca¬li¬dad de Qui¬ves, ubi¬ca¬da en la ac¬tualpro¬vin¬cia de Can¬ta, al nor¬te de la ciu¬dad de Li¬ma, por el ar¬zo¬bis¬po de Li¬ma, To¬ri¬bio de Mo¬gro¬ve¬jo. En es¬te ac¬to re¬ci¬bió el nom-bre de Ro¬sa.
Cuen¬ta su médico de ca¬be¬ce¬ra que Ro¬si¬ta, des¬de la edad de cin¬co años, prac¬ti¬có la ora¬ción men¬tal. Des¬de los tre¬ce años le co¬men¬za¬ron a ocu¬rrir he¬chos so¬bre¬na¬tu¬ra¬les, que bien pu¬die¬ron to¬mar¬se co¬mo mi¬la¬gro-sos.Ella mis¬ma le con¬tó a su médico que Je¬su¬cris¬to se le apa¬re¬cía siem¬pre. Le di¬jo: “Por¬que en¬ton¬ces no lo veía co¬mo otras ve¬ces de la¬do, ni so¬lo se ma¬ni¬fes¬ta¬ba ca¬be¬za y pe¬cho, si¬no que le con¬tem¬pla¬ba de¬re¬cha-men¬te, ca¬ra a ca¬ra, de la ca¬be¬za a los pies. Sa¬lien¬do de la hu¬ma¬ni¬dad de Je¬su¬cris¬to sen¬tí que lle¬ga¬ban has¬ta el fon¬do de mi al¬ma lla¬masinex¬pli¬ca¬bles de glo¬ria, de suer¬te que pu¬de pen¬sar que es¬ta¬ba ya to¬tal-men¬te li¬bre de las pri¬sio¬nes de es¬ta car¬ne co¬rrup¬ti¬ble y tras¬la¬da¬da a los go¬ces de la frui¬ción eter¬na”.
Se entregó a la vida espiritual y al sacrificio
San¬ta Ca¬ta¬li¬na de Sie¬na fue su pa¬ra¬dig¬ma y se de¬di¬có a per¬fec¬cio¬nar su cuer¬po y al¬ma con la ora¬ción y la ab¬ne¬ga¬ción.
"Sus ma¬ra¬tó¬ni¬cosayu¬nos, su an¬he¬lo de vi¬vir úni¬ca¬men¬te de la hos¬tia con¬sa¬gra¬da, sus des¬po¬so¬rios mís¬ti-cos con el Ni¬ño Je¬sús en bra¬zos de la Vir¬gen del Ro¬sa¬rio, sus mé¬to¬dos de ora¬ción men¬tal, su es¬pí¬ri¬tu gue-rre¬ro con¬tra los ene¬mi¬gos de la Eu¬ca¬ris¬tía, su afán ca¬te¬qui¬za¬dor pa¬ra con los in¬dios y su ca¬ri¬dad con los po¬bres y en¬fer¬mos la con¬vir¬tie¬ron en el sím¬bo¬lo de laCon¬tra¬rre¬for¬ma en el Pe¬rú” (Ra¬món Mu¬ji¬ca Pi¬ni¬lla).
Ro¬sa Flo¬res de Oli¬va era una joven muy her¬mo¬sa, dul¬ce ros¬tro y ma¬nos blan¬cas, de sua¬ve y ter¬sa piel. Al des¬cu¬brir que su per¬fec¬ción fí¬si¬ca era in¬com¬pa¬ti¬ble con el su¬fri¬mien¬to que tu¬vo Cris¬to en la cruz, de¬ci¬dió hun¬dir sus ma¬nos en la cal vi¬va, des¬me¬jo¬rán¬do¬las. De esa ma¬ne¬ra de¬mos¬tró su com¬pren¬sión alos do¬lo¬res del Se¬ñor.
Du¬ran¬te la cua¬res¬ma, que son los cua¬ren¬ta y seis días previos al Do¬min¬go de Pas¬cua, desde el Miércoles de Ceniza, periodo en el cual los fieles católicos están llamados a reforzar su fe mediante diversos actos de penitencia y reflexión, Ro¬sa ayunaba a pan y agua, de¬mos¬tran¬do que ella sí sa¬bía cum¬plir a ca¬ba¬li¬dad los pre¬cep¬tos de su re¬li¬gión. Contan¬tos días de ayu¬no su dé¬bil cuer¬po ya no da¬ba pa¬ra más, pe¬ro ella no es¬ta¬ba con¬for¬me con su forma de en¬tre¬garse al Se¬ñor, la que te¬nía que ser to¬tal y con su¬fri¬mien¬to, “co¬mo Él”, de¬cía, y en la vís¬pe¬ra y el día Jue¬ves San¬to re¬za¬ba arro¬di¬lla¬da du¬ran¬te más de vein¬te ho¬ras se¬gui¬das, en un es¬ta¬do de sa¬lud tal que lle¬ga¬ba al bor¬de de la ina¬ni¬ción....
tracking img