Schopenhauer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 64 (15905 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ARTE DE TRATAR A LAS MUJERES

EL ARTE DE TRATAR A LAS MUJERES

INTRODUCCIÓN Franco Volpi “Si el mundo nació por un capricho de Dios, entonces la mujer es el ser en el cual el Supremo Hacedor quiso manifestar a cabalidad el lado impredecible de su insoldable naturaleza”. Este postulado, que, de hecho, no dista mucho de las convicciones más arraigadas en el ánimo masculino, debería por sísolo persuadir a cualquier hombre o mujer de la utilidad de este pequeño ensayo. El tema es delicado, pero no puede ser eludido. ¿Qué pueden enseñarnos los filósofos –por definición depositarios de la sabiduría, pero en bancarrota en asuntos del amor- sobre como tratar mujeres?¿Qué nos aconsejan para manejar sus undívagos comportamientos y frenar, así, este nuestro oscuro objeto del deseo?¿Quéestrategia sugieren para complacer al gentil sexo?

FILÓSOFOS Y MUJERES: UN “DESENCUENTRO” SECULAR Desde tiempos antiguos las relaciones entre los filósofos y las mujeres han sido marcadas por un desencuentro irremediable. Si repasamos la historia del pensamiento filosófico desde esta perspectiva, a simple vista se puede tener la impresión de que la filosofía fue y será siempre un asunto meramentemasculino. Sin embargo, si miramos bien, veremos como no faltan, desde la Antigüedad, las figura de mujeres pensadoras. En el primer siglo a. C., el estoico Apolonio encontró material suficiente para redactar una historia de la filosofía femenina, y Filócoro escribió todo un libro acerca de las filósofas pitagóricas, que fueron, en realidad, una multitud. Pero, nuestra mayor gratitud es con elescritor y erudito Pilles Ménage, asiduo visitante del Hotel de Rambouillet, muy admirado por Madame de la Fayette y Madame de Sévigné, que pasó a la historia por la caricatura que de él hizo Molière en el personaje Vadius de Las mujeres sabias. Recorriendo pacientemente los siglos, Ménage recopiló en 1690 una Historia mulierum philosopharum, que aún resulta provechosa y divertida de leer. Pero, cabepreguntarse: ¿cómo es que, de todas las venustas filósofas ahí nombradas, no quedó un solo pensamiento, ningún fragmento se salvó de la furia destructiva del tiempo? ¿Fue tal el caso o debemos pensar, con Hegel, que en este campo la historia universal (Weltgeschichte) emitió su veredicto universal

EL ARTE DE TRATAR A LAS MUJERES

(Weltgericht)? Es decir, que tal vez, en el fondo, aquellospensamientos no ameritaron ser conservados. Sea como fuere, la tradición del pensamiento occidental, a pesar de la diversidad de las posiciones, las tendencias y las escuelas que lo constituyen, muestra una inquebrantable capacidad de apartar, por principio o de hecho, al sexo femenino, de excluirlo de un papel activo en la filosofía. Si la comparación no suscitara hilaridad, y si alguien ya no lopropuso, podríamos aventurar la siguiente tesis: así como Heidegger afirmó que la filosofía occidental se caracteriza por el “olvido del Ser”, nosotros podríamos sostener que ella está signada por un olvido mucho más impactantemente escandaloso: “el olvido de la mujer”. Desde Tales, escarnecido por una sirvientilla de Tracia, hasta Wittgenstein, enredado con Marguerite, los filósofos hancontribuido sistemáticamente a este ostracismo, tanto en la teoría como en la práctica. Una prueba indirecta de este desencuentro es, por ejemplo, el hecho de que ninguno de los filósofos más antiguos, los presocráticos, se hubiera casado. El primero en traspasar ese umbral fue Sócrates, que se casó con Jantipa. Sin embargo, todos sabemos las consecuencias. El mismo Platón, que en todo lo demás considerabaa Sócrates como el modelo, se abstuvo por completo de seguir su ejemplo en este sentido, pese a que en La República, reivindica la igualdad de derechos para las mujeres, admitiéndolas realmente en el estudio de la filosofía. Lo malo es que en esta obra, el tan sólo presenta una utopía. En el Timeo, por el contrario, cuando expone la doctrina de la metempsicosis, sostiene que las almas son, en...
tracking img