Sector agricolacolombiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1038 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Globalización, alterglobalización, antiglobalización
 
Carlos Taibo
  
Sabido es que, aunque la palabra globalización existe desde mucho tiempo atrás, su espectacular entronización político-mediática se produjo en la segunda mitad del decenio de 1990. No hay ningún motivo para concluir que esa irrupción fulgurante tuviese un carácter neutro, improvisado y espontáneo. Sobran, en cambio, losque aconsejan sostener que obedeció, antes bien, a razones tan precisas como tramadas.
Tomémonos la molestia de dar cuenta de la principal de esas razones, y sugiramos que de lo que se trataba, por encima de todo, era de deshacerse de otras palabras, y en singular del vocablo capitalismo, que para muchos habían retratado de manera razonablemente fidedigna, hasta ese momento, la mayoría de lasrelaciones económicas. Se impone recordar que esas molestas palabras tenían una imagen negativa a los ojos de la mayoría de los habitantes del planeta. Convengamos que, al menos en principio –otra cosa fue lo ocurrido después, al amparo de la labor de zapa desarrollada por los movimientos de contestación–, la operación que ahora nos interesa, ingeniosa y eficiente, permitió retratar en clavegenéricamente saludable lo que antes se nos antojaba marcado por un sinfín de taras, y ello, por añadidura, sin que hubiesen cambiado un ápice –o, al menos, sin que hubiesen cambiado para mejor– la mayoría de las relaciones económicas al uso.
Los movimientos de contestación hubieron de decidir si acataban o repudiaban, en sus discursos, la presencia de la palabra globalización. La segunda de lasopciones, el repudio, que hubiera sido perfectamente legítima, se topó al poco, sin embargo, con la cruda realidad de que el término en cuestión, bien es cierto que a menudo con perfiles nebulosos, lo inundaba casi todo. Al cabo, y de forma premeditada o no, los movimientos parecieron encontrar una solución de compromiso. Si por un lado dieron en aceptar que las mutaciones registradas en la textura delcapitalismo –no remitían tanto a la manifestación de fenómenos nuevos como a un ahondamiento o radicalización de los ya conocidos: desregulación, especulación, fusiones, deslocalización...– justificaban que se aceptase, aun a regañadientes, el empleo del vocablo globalización, por el otro adujeron que correspondía agregar tras éste algún adjetivo que permitiese recuperar, hasta donde fuereposible, densidad crítica en el discurso.
Se empezó a hablar así de globalización neoliberal y, también, de globalización capitalista. Importa subrayar que estas dos expresiones, aparentemente equivalentes y empleadas de manera indistinta tanto por estudiosos como por activistas, exhiben diferencias nada despreciables. Se puede contestar agriamente el neoliberalismo, por entender que es unamanifestación extrema y desaforada de la lógica del capitalismo, para al mismo tiempo acatar esta última, como se puede, en sentido diferente, rechazar por igual –esto es lo que acontece en la mayoría de las redes hostiles a la globalización del momento– el neoliberalismo y el capitalismo. Por razones que saltan a la vista, esta última posibilidad no parece que quedase claramente recogida al amparo de laexpresión globalización neoliberal. Agreguemos, eso sí, que, por mucho que apenas hayan prosperado, no han faltado otras respuestas al problema que nos ocupa; ahí está, sin ir más lejos, el intento, forjado en Francia, de apuntalar la palabra mundialización para reflejar lo que sería una suerte de globalización de perfiles saludables.
Mal haríamos en olvidar que los problemas terminológicos hanalcanzado también al nombre que conviene atribuir a los movimientos que –a partir, de nuevo, de la segunda mitad del decenio de 1990– decidieron contestar la globalización en curso. Conocido es que la fórmula más comúnmente empleada al respecto, la que habla de movimientos antiglobalización, ha levantado muchas críticas. Se ha señalado, por ejemplo, que no parece saludable retratar en clave...
tracking img