Situación financiera en mexico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1184 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
SITUACIÓN FINANCIERA EN MÉXICO

Como todos lo mexicanos sabemos, nuestro país ha sido escenario de algunas crisis económicas que, la mayoría de las veces, han resentido los más pobres de los pobres, los ricos se hacen más ricos y los que menos tienen continúan sumidos en un estado deplorable de pobreza. Y lo que es peor, no se percibe un posible giro a esta problemática; como se dicecomúnmente y para como “pintan” las cosas…

Antecedentes:
Hay que recordar aquella primera devaluación del peso en 1976, durante la gestión presidencial de José López Portillo, que acuñara esa ya legendaria frase: “defenderé el peso como un perro”. Y vaya que no lo logró. A éste le había antecedido Luis Echeverría Álvarez, un presidente que, tras el fracaso de su proyecto económico, se tuvoque recurrir a un excesivo financiamiento externo. Los mandatarios que sucedieron en la silla presidencial no aportaron cambios sustanciales a la balanza económica: con Miguel de la Madrid, producto de medidas como el alza en los combustibles y en los servicios que prestaba el Estado, se vivió el primer “diciembre negro”, al que, poco a poco, nos habríamos de acostumbrar; durante el mandato deCarlos Salinas de Gortari se vio cristalizado un Tratado de Libre Comercio pactado con Estados Unidos y posteriormente con Canadá que, a la postre, no resultaría como se había pronosticado y hacia fines de 1994 sobrevino una dura crisis económica que el presidente entrante, Ernesto Zedillo, habría de “capotear”.
Los descensos en la economía mexicana se han debido, en su mayor parte, a una clasepolítica y gubernamental corrupta, poco avezada en el vasto mundo de los números e inversiones, que ha cometido crasos errores al momento de decidir la agenda económica, al dar prioridad a proyectos que resultan meros lamparones que encandilan pero que no surten el efecto deseado: ser detonadores de un proceso económico a la alza, que ponga en el escenario a aquellos que padecen penurias, hambre yexclusión a lo largo del país. Los fracasos en este ámbito se han sucedido uno tras otro, dejando un sinnúmero de secuelas que han fracturado la confianza de la sociedad en quienes han manejado los destinos del país. Ya no sorprende que la sociedad de entrada se decepcione, por ejemplo, con el anuncio de programas y esquemas de subvención estatales y sexenales destinados a atacar la pobreza,simple y sencillamente porque éstos no van al fondo del problema, sino que están encaminados a paliar y no a erradicar la cuestión.
México lleva muchos años, muchos sexenios, con la firme intención de acabar de una vez y para siempre con los históricos rezagos que nos han impedido accionar un progreso sostenible, inclusivo; quién no recuerda, por ejemplo, aquella promesa que nos vendió CarlosSalinas: la entrada al selecto grupo de los países de primer mundo. Los más le creímos y acabamos, como siempre, con un sabor amargo de decepción. Eso, visto a lo lejos, no fue más que una buena intención al analizar las posibilidades reales de crecimiento y desarrollo, y el retroceso en el que estamos inmersos. Sin embargo, las buenas intenciones no se traducen necesariamente en hechos concretos,acciones y medidas puestas en marcha para dar solución a todo ese entramado de conflictos y rezagos que venimos arrastrando desde el siglo pasado.
La economía mexicana, como muchas otras, malamente depende en su totalidad de la de Estados Unidos. Si en aquel país hoy se vive una dura crisis económica cuyas consecuencias todavía no es posible cuantificar, México, lo vaticinan algunoseconomistas, no saldrá del todo bien librado. Si hasta ahora el país se ha mantenido a flote, “nadando de a muertito”, no es posible asegurar que las cosas no cambiarán de tono. Para muestra ahí está la disparidad del dólar con el peso: esa distancia da una idea de cómo se pueden poner las cosas en los meses venideros. Por todo ello, los tiempos no están para que, vía medios de comunicación, se...
tracking img