Soñar el bosque, curar heridas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8771 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 13 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Soñar el bosque, curar heridas 
Gerardo Seminario Námuch       “…la tierra no era de ningún hombre sino de todos los hombres,   como lo eran la luz y el aire y las estaciones.”  William Faulkner (Fue ‐ Desciende Moisés)    Río Santiago está habitado en sus zonas media y alta por población wampis  1  o shuar y en la zona baja por población awajun, tiene 58 comunidades, tres de ellas formadas por migrantes  mestizos. Hasta antes de la guerra del cuarenta y uno los pueblos awajun y wampis aún eran  adversarios,  pero  posteriormente,  ante  la  necesidad  de  enfrentar  la  llegada  de  agentes  externos,  comienzan  a  organizarse  alrededor  de  lo  que  luego  sería  el  Consejo  Aguaruna  Huambisa. Junto al Kanus (nombre original del Santiago) los ríos Nieva, Marañón, Cenepa y Domingusa, habitados casi en su totalidad por población awajun y en pequeño porcentaje por  migrantes hispanohablantes, forman un tridente que compone la provincia de Condorcanqui  (Región Amazonas), creada oficialmente en 1984, al igual que el distrito de Río Santiago.    Este  trabajo  describe  el  incremento  cíclico  de  la  presión  política,  social  y  cultural  que  en  décadas  recientes  el  Estado  nacional ejerce  sobre  la  población  wampis  awajun  de  Río  Santiago y las heridas que se han generado en este proceso. Se busca llamar la atención sobre  la  necesidad  de  reparar  esta  situación  a  través  del  reconocimiento  de  estos  pueblos,  del  respeto  a  su  diferencia  y  de  una  auténtica  vocación  por  el  desarrollo  de  políticas interculturales para los pueblos indígenas que integran el Perú.     

               Comunidad de Soledad, Alto Santiago 2 
1

 

Podemos clasificar wampis y awajun como palabras agudas, pero a la fecha ambos pueblos no han resuelto el uso de la tilde, siendo lo convencional no emplearla, pauta que seguimos en este texto.

1

 “El primer tipo de conocimiento, kanúrtin‐karíntin,  proporciona una visión profunda del mundo, de lo realmente real, más allá de la apariencia y fachada de la vida normal,  de manera que se  puede ver profundamente lo que superficialmente no se ve. Este conocimiento se consigue  durante el sueño, cuando la mente está inconsciente.”  Luis M. Uriarte (Guía Etnográfica de la Alta Amazonía. Volumen VI)  “El anciano le dio de beber otra medida de la pócima amarga extraída del cactus dorado de sus antepasados, como escribiera su padre; luego, en una pequeña concha nacarada, le hizo sorber  por cada orificio de la nariz tabaco mezclado con aguardiente. El tiempo es como una flecha  arrojada al vacío de trayectoria recta e infinita. Las contiendas de la memoria y la invención para  recuperar los instantes perdidos. Pero aquí el tiempo era reversible: círculos concéntricos, la espiral, simultaneidad, fusión, congelamiento, abolición de temporalidad, leyes similares regían  el espacio”  Miguel Gutiérrez (La Violencia del Tiempo)  Dos  narraciones  escuchadas  en  la  comunidad  de  Nauta  me  hicieron  recordar  que  también  estamos  hechos  de  sueños,  que  no  siempre  todos  podemos  participar  o  coincidir  en  ellos  y que soñar es una experiencia disímil, sentida de modo distinto de acuerdo al lugar y tiempo  que  nos  toca  vivir.  Igualmente  me  hicieron  recordar  que  en  el  sueño,  todos  conciliamos.  Lo  hacemos con uno mismo, con el todo que nos define, con nuestra ciudad o nuestro bosque,  con los elementos de la naturaleza, con el resto de los hombres, con los espíritus de nuestros  muertos, de otros seres y con el cosmos.  La primera historia es sobre una mujer de más de cincuenta, que acá ya parece mucho, mujer  de piel oscura y arrugada, que en las mejillas lleva dos tatuajes circulares hechos con huito; y  baja por la quebrada hacia el Santiago. El bosque sin luna está tan oscuro como mudo, pero  ella,  aunque  con  paso  lento,  camina  con  seguridad  por  la  rivera  sin  resbalar  en  el  lodo.  Los  animales  parecen  haberse ...
tracking img