Sobre la muerte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2152 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PROMOTORES DEL DESARROLLO HUMANO
REPORTE DEL LIBRO SOBRE LA MUERTE Y LOS MORIBUNDOS
DE ELIZABETH KÜBLER-ROSS
MARIA ELENA VALENCIA
Miedo a la muerte
Este es un tema que difícilmente se trata en la familia, aun cuando la muerte de un pariente, este cercana. Tratamos de evitar a toda costa pensar en ello y se llena entonces el tema de tabúes y cosas no dichas, tratando de negar larealidad de la muerte usando eufemismos y alejando a los niños de la casa y peor aun si la muerte se da en un hospital.
Hay varias razones por las que no se afronta la muerte con tranquilidad, más actualmente cuando morir es algo solitario, mecánico y deshumanizado, ya que a menudo el paciente es arrebatado de su ambiente familiar y llevado a una sala de urgencia. Se esta muy solo cuando lo quemas necesita la persona es descanso y consuelo. A menudo se olvida que el paciente es una persona, que tiene sentimientos, deseos y opiniones y que tiene derecho a ser oída.
El paciente hoy sufre más, no físicamente quizá, pero emocionalmente. Y sus necesidades no han cambiado a lo largo de los siglos, solo nuestra capacidad para satisfacerlas.
Actitudes con respecto a la muerte y losmoribundos
Vivimos en una sociedad empeñada en ignorar o eludir la muerte. La medicina h cambiado de ser una profesión humanitaria a una ciencia despersonalizada que busca alargar la vida pero no disminuye el sufrimiento humano. El cambio de enfoque del individuo a las masas ha sido dramático. El individuo se siente indefenso, su capacidad para defenderse físicamente ha disminuido y por tanto susdefensas psicológicas tienen que multiplicarse. Si no podemos negar la muerte, podemos intentar dominarla, quizá la guerra no sea mas que una necesidad de enfrentarse a la muerte, de conquistarla, de salir de ella con vida.
Si todos nosotros hiciéramos un sincero esfuerzo para reflexionar sobre nuestra propia muerte, para afrontar las inquietudes que rodean la idea de nuestra muerte y para ayudar aotros familiares con estos pensamientos, quizá habría una menor tendencia a la destrucción a nuestro alrededor.
Como en nuestro inconsciente no podemos percibir nuestra propia muerte, creemos en nuestra inmortalidad, podemos hablar de la muerte de “otro”. Si no podemos negar la muerte, entonces la desafiamos, correr en una carretera, regresar de una guerra, la proyección de nuestro deseoinfantil de inmortalidad.
Otro cambio importante ha sido la desaparición de la creencia de que el sufrimiento en la tierra será recompensado en el cielo, por lo que el sufrimiento ha perdido su significado. La religión ha perdido a muchos de sus creyentes en una vida después de la muerte, lo que aumenta la ansiedad, contribuye a la destructividad, pues nos hace matar para no enfrentarnos a nuestramuerte.
Si lográramos aceptar la muerte, lograríamos alcanzar la paz interior y la paz de las naciones, solo enfrentándonos a la realidad de la muerte y aceptándola.
Los moribundos como pacientes
Cómo compartir la verdad de su estado a un paciente? El hombre no quiere pensar en el fin de su vida. El decir a un paciente que tiene cáncer le hace conciente de su posible muerte. Deberíamosadquirir el hábito de pensar en la muerte y en el morir de vez en cuando, antes de encontrárnosla en nuestra propia vida.
Los médicos deberían tener la capacidad de hablar francamente con los pacientes sin quitarles la esperanza, así el paciente no temerá el aislamiento, el engaño, el rechazo y confiará en la honestidad de su médico y sabrá que lo que pueda hacerse lo harán juntos. Nunca es buenodarle un numero concreto de años o meses. Deben poder conservar una puerta de esperanza. Muchos médicos pasan la responsabilidad a otro, otra veces solo le dicen al pariente y piden no se le diga al paciente, esto solo habla de la propia dificultad del médico para manejar esta situación. La necesidad de negación de un paciente es directamente proporcional a la del médico.
Los pacientes...
tracking img