Sobre lo bello y lo sublime

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7725 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
 
 
TEXTO: LO BELLO Y LO SINIESTRO 
AUTOR: Eugenio Trías 
EDITORIAL: ARIEL 3ra edición, 2006 
 
 
PRIMERA PARTE 
LO BELLO Y LO SINIESTRO 
 
 
«Lo bello es el comienzo de lo terrible que todavía podemos soportar.» 
RAINER  MARIA  RILKE 
 
«Lo siniestro (Das Unheimliche) es aquello que, debiendo permanecer oculto, se 
ha revelado.» 
SCHELLING 
 En este escrito se quiere reflexionar sobre estos dos aforismos. La hipótesis a desarrollar 
es  la  siguiente:  lo  siniestro  constituye  condición  y  límite  de  lo  bello.  En  tanto  que  condición, 
no  puede  darse  efecto  estético  sin  que  lo  siniestro  esté,  de  alguna  manera,  presente  en  la 
obra  artís‐lica.  En  tanto  que  límite,  la  revelación  de  lo  siniestro  destruye  ipso  facto  el  efecto estético.  En  consecuencia,  lo  siniestro  es  condición  y  es  límite:  debe  estar  presente  bajo 
forma  de  ausencia,  debe  estar  velado,  no  puede  ser  desvelado.  Es  a  la  vez  cifra  y  fuente  de 
poder  de  la  obra  artística,  cifra  de  su  magia,  misterio  y  fascinación,  fuente  de  su  capacidad 
de  sugestión  y  de  arrebato.  Pero  la  revelación  de  esa  fuente  implica la  destrucción  del 
efecto  estético.  El  carácter  apariencial,  ilusorio  —que  a  veces  se  llega  a  considerar 
fraudulento— del arte radica en esta suspensión. El arte camina a través de una maroma: el 
vértigo que acompaña al efecto estético debe verse en esta paradójica conexión. Por cuanto 
lo  bello  linda  lo  que  no  debe  ser  patentizado,  es  lo  bello  «comienzo  de  lo terrible  que 
todavía  puede  soportarse».  Por  cuanto  lo  siniestro  es  «revelación  de  aquello  que  debe 
permanecer oculto», produce de inmediato la ruptura del efecto estético. 
 
El  arte  de  hoy  —cine,  narración,  pintura—  se  encamina  por  una  vía  peligrosa:  intenta 
apurar ese límite y esa condición, revelándola de manera que se preserve el efecto estético. 
¿Es  tal  cosa posible  o  rozamos  aquí  una  imposibilidad?  El  carácter  catártico  del  arte  puede 
hallar,  en  esta  singladura,  su  prueba  más  elocuente.  Como  dice  Novalis:  «El  caos  debe 
resplandecer en el poema bajo el velo incondicional del orden». 
Rebasar  el  marco  clauso  y  limitado  de  una  estética  fundada  en  la  categoría  de  lo  bello 
fue  la  tarea  conjunta  de  la filosofía  kantiana  (del  idealismo  alemán  que  la  prolongó)  y  del 
romanticismo.  Será  preciso,  antes  que  nada,  evocar  sucintamente  esa  revolución  que 
suministra inteligibilidad al verso de Rilke, inconcebible en el seno de una estética limitada a 

la categoría tradicional de belleza. El análisis de Kant de lo sublime significa, en este sentido, 
el  giro  copernicano  en estética:  la  aventura  del  goce  estético  más  allá  del  principio  formal, 
mensurado y limitativo al que quedaba restringido en el concepto tradicional de lo bello.  
 
Que  esa  aventura  al  más  allá  (a  lo  infinito)  hace  tambalear  el  fundamento  limitativo 
hacia  abismos  de  excelsitud  y  horror,  en  unidad  insobornable,  facilita  la  transición,  consu‐
mada  por  el romanticismo,  entre  el  sentimiento  de  lo  sublime  y  el  sentimiento  de  lo 
siniestro.  Será  por  tanto  necesario  demorarse,  primeramente,  en  el  análisis  kantiano  de  lo 
sublime,  para  aventurarse  después  en  el  análisis  e  inventario  del  tratamiento  romántico  de 
lo  siniestro.  De  este  modo  se  crearán  los  pilares  que  sustenten  la  hipótesis  que  aquí  se quiere desarrollar. 
 
1.   DE LO BELLO A LO SUBLIME 
Prevalece la presunción, desde la antigüedad grecorromana, de que lo bello implica armonía 
y  justa  proporción.  Si  bien  en  su  esencia  los  platónicos  y  neoplatónicos  —antiguos  o 
renacentistas—  concebían  la  belleza  en  su  pura  simplicidad  espiritual  y  luminosa,  no 
dejaban  de  aceptar  ese  carácter ...
tracking img