Socialismo o Socialismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1375 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de enero de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Socialismo o socialismos?
Sergio Ferrari
Argentina - Suiza

El ayer y el hoy. El pre-Muro de Berlín y el postMuro de Berlín. Lo que fue y lo que hubiera tenido que
ser o podido ser... Desentrañar la temática de las experiencias socialistas en el mundo constituye un desafío
ilimitado por su dimensión y significado:
- implica introducir elementos conceptuales, para
tratar de comprender loque se entiende realmente
como socialismo. Con toda una diversidad de acepciones que van desde los modelos socialdemócratas del
tipo escandinavo, a realidades más integrales como
la cubana. Y con una enorme cantidad de preguntas
sobre lo que debería ser el socialismo del futuro.
- obliga a revisar ecuaciones históricas, es decir, a
diferenciar las que fueron experiencias socialistas en elpasado y las que continúan definiéndose como naciones socialistas en la actualidad.
- exige la plasticidad intelectual adecuada para
poder comprender las diversas transiciones, que las
principales naciones socialistas han venido implementando desde hace treinta o cuarenta años. Entre ellas
China –desde fines de la década del setenta-, Vietnam
–a partir de los ochenta- o Cuba mismo, cuando selanza a aplicar ciertas reformas a partir de fines de la
década de los ochenta.
- interroga sobre las posibilidades de integrar en
la práctica y conceptualmente la compatibilidad entre
socialismo y mercado.
- interpela sobre la siempre compleja relación entre socialismo y democracia política. Y adicionalmente,
sobre la relación entre partidos progresistas o revolucionarios y los movimientossociales y populares.
- Y, adicionalmente, confronta a la actual cotidianeidad mundial, en la cual, la hegemonía casi total del
modelo capitalista, en su variante neo-liberal, hace
cada día más inviable el futuro ecológico y social del
planeta. Dicho en otras palabras: primacía del capitalismo sobre el socialismo que determina un «escenario” de Tierra agotada-cansada-amenazada por la
lógicaconsumista-bélica dominante.
Socialismo a secas
El socialismo no es un dogma ni un esquema. Es
una perspectiva en construcción.
34

Para el escritor argentino Abelardo Castillo, «no
es utópico, porque es un proyecto». Y su reflexión va
un paso más adelante: «...con la caída del socialismo
autoritario de los países del Este también fracasó una
idea capitalista de la historia. No fracasó elsocialismo cuando cayó el muro, lo que para mí fue más un
problema edilicio que histórico... El socialismo no ha
desaparecido de la realidad ni como fuerza del pensamiento. En este momento no hay socialismo en el
mundo y, sin embargo, el mundo vive, probablemente,
de la peor manera desde que empezó el siglo XX...»
(Rebelión, Lorena Betta, octubre 2005).
José Carlos Mariátegui, uno de los padresdel socialismo latinoamericano, anticipaba a inicios del siglo
pasado, que el socialismo indo-americano debería ser
una creación heroica basada en la combinación de las
tradiciones de resistencia al colonialismo y los logros
del pensamiento socialista-comunista.
Se arrogaba el derecho de una construcción novedosa, donde ancestros, mitos, experiencias subjetivas
y colectivas fueranincorporadas ordenadamente en ese
proyecto socialista. Sin olvidar la articulación internacional.
«Mariátegui, por fuera de estas posiciones que ven
al internacionalismo y al nacionalismo como entidades
dicotómicas, intenta conciliar la cuestión nacional y el
movimiento socialista internacional intentando acercar
la distancia entre las dos realidades. Y en esta aproximación se sirve de argumentos ‘noracionales’, como
es el mito (la fe religiosa) para recuperar el pasado
indígena e integrarlo al futuro socialista situado en
la escena presente. La historia no es vista como mera
secuencia lineal de los hechos, sino a partir de la
simultaneidad, de la condensación de pasado y futuro
en un tiempo presente”, enfatiza la analista Lorena
Betta (La Nación, Argentina, entrevista con Raquel San...