Sociedad igualitaria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1192 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Quizá la afirmación más fuerte del evangelio en contra de la sociedad igualitaria y en pro del espíritu emprendedor y de la proyección social de la empresa, se encuentra en la llamada metáfora de los talentos: "el reino de los cielos se parece a un hombre que salió de viaje a tierras lejanas, llamó a sus servidores de confianza y les encargó sus bienes. A uno le dio 5,000 talentos, a otro 2,000 ya un tercero 1,000 según la capacidad de cada uno, y luego se fué". Clarísimo está que Dios repartió en este mundo, los bienes intelectuales, morales y materiales, según la capacidad que cada quien tiene de usar de éstos, en función del bien común. Al no haberlos repartido en una sociedad de iguales, no hay nada más injusto, en este mundo, que una sociedad igualitaria. Y esto no lo dijoSchumpeter o Pío XII, lo dice nada menos que Jesucristo, en San Mateo 25-14-30.



A fines de 1984, regresando de un viaje por China es entrevistado por la prensa nacional el Licenciado Eugenio Clariond Reyes Retana, Presidente del Grupo IMSA, uno de los grupos más importantes del país. En la entrevista el licenciado Clariond afirma el repudio que sienten los gobernantes de China por "la sociedadigualitaria". Dice: "la sociedad igualitaria se ha destruido en el campo estableciendo la propiedad privada y pronto se romperá en las ciudades", afirma el presidente de China, convencido de que la labor meritoria de Mao, no tenía sentido en las postrimerías del Siglo XX.

Hace poco comentábamos en esta misma revista sobre los millonarios en China y la gran desigualdad en el ingreso que se haproducido. La China comunista se ha convencido de que la sociedad igualitaria es una quimera que no puede operar en la práctica. Reiteradamente hemos afirmado que una sociedad de iguales es contraria a la naturaleza, puesto que se nos hizo diferentes en capacidades sigue existiendo necesariamente, como repetidamente han afirmado los Papas, una diferencia en los haberes y fortunas de los habitantes deeste planeta. En este sentido, el socialismo científico de Carlos Marx es tan utópico como el de los predecesores que él critica. Santo Tomás Moro, Owen, Saint Simon, etc., hablaron de sociedades igualitarias, tan irrealizables, como la que Carlos Marx concibe en su literatura.

Quizá la afirmación más fuerte del evangelio en contra de la sociedad igualitaria y en pro del espíritu emprendedor y dela proyección social de la empresa, se encuentra en la llamada metáfora de los talentos: "el reino de los cielos se parece a un hombre que salió de viaje a tierras lejanas, llamó a sus servidores de confianza y les encargó sus bienes. A uno le dio 5,000 talentos, a otro 2,000 y a un tercero 1,000 según la capacidad de cada uno, y luego se fué". Clarísimo está que Dios repartió en este mundo, losbienes intelectuales, morales y materiales, según la capacidad que cada quien tiene de usar de éstos, en función del bien común. Al no haberlos repartido en una sociedad de iguales, no hay nada más injusto, en este mundo, que una sociedad igualitaria. Y esto no lo dijo Schumpeter o Pío XII, lo dice nada menos que Jesucristo, en San Mateo 25-14-30.



Y el Evangelio de Mateo continúa en lossiguientes términos: "el que recibió 5,000 monedas fue en seguida a negociar con ellas, y ganó otras 5,000. El que recibió 2,000 hizo lo mismo y ganó otras 2,000. En cambio, el que recibió 1,000, hizo un hoyo en la tierra y ahí escondió el dinero de su Señor. Después de mucho tiempo regresó aquel hombre y llamó a cuenta a sus servidores".

En esto, Jesucristo, refuta abiertamente el conceptoabsolutista de la propiedad que privaba por aquel entonces, en el Derecho Romano. El hacer con la propiedad "lo que a cada quien se le antojara", es contradicho abiertamente por la obligación de rendir cuentas, según el uso de los bienes morales, intelectuales y materiales, al final de la vida. Y la rendición de cuentas implica una implacabilidad en el castigo. La tercera parte del Evangelio reza...
tracking img