Subjetivación, identidad y género: análisis relacional dentro de las propuestas de acompañamiento psicosocial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3133 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 14 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Subjetivación, Identidad y Género: Análisis Relacional dentro de las Propuestas de Acompañamiento Psicosocial

En un intento socavado por ahondar en análisis repetidos de desplazamiento forzado, violencia política y el papel crucial de hombres y mujeres dentro del mismo, la producción intelectual ha caído en un círculo inacabado de culpabilidades, de responsabilidades, de condicionesdeterminantes, de posibilidades para anticipar, para resistir y enfrentar el desafío de supervivencia y construcción de nuevos proyectos de vida, que limitan el papel psicosocial y escudriñan lo evidente, claro está, sin deslegitimar su nivel de importancia. Es por ello, que el presente ensayo busca, más que dar una descripción detallada de la manera diferenciada en que hombres y mujeres viven la situaciónde desplazamiento forzado, realizar un análisis profundo del papel que culturalmente se le ha asignado a lo femenino y masculino dentro de los contextos de violencia social y política, y la influencia que las miradas de género traen consigo ante las consecuencias de un conflicto armado inacabado dentro de la intervención psicosocial.

De acuerdo con Meertens (1988), la dinámica de la guerraimplica un inevitable reordenamiento del tejido social, en cuya reconstrucción se presenta repetidamente la disyuntiva entre la criminalidad y la solidaridad, pero así mismo, se abren posibilidades de nuevos proyectos de vida de hombres y mujeres que impliquen una transformación de las tradicionales relaciones de género. Se menciona tal transformación, en la medida que hombres y mujeres no han tenidoigual participación ni protagonismo en la violencia socio-política de Colombia, y es desde allí que el análisis cobra su importancia contractual.

Más que participantes activas, las mujeres hacen parte de las víctimas de la violencia producida por una sociedad machista en su génesis; han sido víctimas de una violencia no solo directa, sino también estructural y simbólica, que abarca múltiplesdimensiones. Es claro que la violencia no es un problema “de”, es un problema “para” las mujeres, siendo en realidad y principalmente un problema “de” la cultura masculina patriarcal. Son las normas de esta cultura las que propician y toleran la violencia, y son generalmente ellos quienes la ejercen de diversos modos y en diferentes ámbitos.

Sin lugar a duda, el sistema patriarcal de lassociedades humanas refuerza la violencia social y política, dados los evidentes desequilibrios del poder que perpetúan las prácticas sociales comunes a todos. En ellas, la figura del hombre se encuentra entronada en una serie de beneficios-responsabilidades que en oposición le son negados a la mujer por su condición de género. Algunos de ellos consisten desde los tradicionales prejuicios físicos queenlazan al hombre con el poder (y por lo tanto hacen que la administración de justicia en las sociedades sea un ambiente herméticamente machista), hasta los prejuicios que le restan capacidad intelectual a la mujer asociándolas entonces con lo emocional.

La mitología social creada alrededor del hombre violento, minimiza en sí el problema de la violencia en general, confunde sus efectos agravantes yco-ayudantes, y legitima las justificaciones y excusas que se dan para la violencia masculina. Y no es un secreto, que esto se hace con el total consentimiento del género femenino a causa de la educación trasmitida generación tras generación por mujeres miembros de la comunidad patriarcal vigente. Dicha educación, ha confinado a la mujer a la exclusión de la vida política, desplazándola a unlugar servil desde el cuál cuida a su familia, imparte valores y hace uso de un poder sesgado y limitado. Lo paradójico de la situación es que la mujer, ciega por una cortina de humo que se quiere disipar, cuestiona su falta de integración en el mundo político y público, pero no cuestiona la falta de integración del hombre al mundo privado, al cuidado de la familia, a los quehaceres domésticos, a la...
tracking img