Sultán de las montañas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1083 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL RAISUNI. Sultán de las montañas – Rosita Forbes
«Ése es el encanto de un mapa. Representa el otro lado del horizonte, donde todo es posible. Tiene la magia de lo imaginado pero sin el esfuerzo y el sudor de lo real. El viaje perfecto nunca termina, la meta está siempre en la orilla opuesta del río, al otro lado de la siguiente montaña .Hay siempre un sendero más que seguir, un espejismo másque explorar. No llegar nunca a la meta es el precio que el viajero errante paga por el derecho a la aventura»
Rosita Forbes, “Del mar Rojo al Nilo azul”, (1925).
Rosita Forbes, (1875-1967) forma parte del selecto grupo de mujeres aventureras y viajeras, mayoritariamente británicas, que a principios de siglo recorrieron el mundo, entrando en sitios donde nunca una mujer blanca había puesto elpie, conociendo a personajes famosos y destacados, y escribiendo sus experiencias con todo ello. La vida de Rosita merece de por si, un libro, por eso me extenderé un poco con ella. Estuvo casada en 1911 con el coronel Ronald Forbes, de quien tomó su apellido, y al que acompañó en sus expediciones a través de la India, China, Australia y Sudáfrica; se divorció en 1917. Conductora de ambulancias en laII Guerra Mundial, viajera empedernida, en 1920 fue la primera mujer blanca en llegar a la legendaria Kufra en el Sahara; eso sí, disfrazada de árabe y bajo el nombre de Khadija (equivalente al María en cristiano), con el que asimismo visitó Yemen posteriormente. Ello le llevó a escribir su primer libro de viajes, “El secreto de Sahara: Kufra”. Rosita conoció por aquella época al coronelLawrence, que entonces se movía con los árabes por Egipto. No se sabe exactamente en qué consistió su relación, si la hubo, aunque se sospecha que Rosita pudo realizar labores de espionaje para el Reino Unido, aprovechando sus vagabundeos aventureros.
No contenta con viajar y escribir, Rosita dirigió el rodaje de un documental (hoy desaparecido) junto al operador de cámara, viajando desde Marruecos aEtiopía, (un recorrido de mil kilómetros sobre mulas). También escribió, con todo ese material, otro libro: “Desde el Mar Rojo hasta el Nilo Azul: las aventuras abisinias” (1925).En los años treinta, viajó por todo el Oriente Medio, así como también por Persia, Kenia y finalmente, Rusia, aprovechando para realizar trabajos periodísticos, entrevistando a líderes políticos y realizando crónicas yreportajes de lo que veía. Acabó siendo admitida como miembro de la Royal Geographical Society.Su tercer libro resultó de un viaje a Afganistán: “La ruta prohibida: de Kabul a Samarkanda” viaje que realizó, increíblemente, en coche particular con chófer, desde Pakistán. Años más tarde volvió a casarse, con el coronel MacGrath, con quien viajó por Sudamérica, instalándose para su vejez en lasBahamas, donde realizó su postrer viaje, aquel del que no se retorna.
una biografía compuesta de un conjunto de entrevistas, o más bien una larga entrevista, salpicada de acotaciones, apostillas y algunos breves comentarios de la autora, que aquí figura como transcriptora de la información que el viejo bandido le cuenta. Si abordamos la lectura sin conocer nada sobre este legendario personaje, alprincipio resulta un tanto complicada y difícil de seguir, por la confusión que generan los continuos saltos en el tiempo en los recuerdos del Sheik sobre los distintos episodios de su vida. La autora no ayuda mucho; salvo una breve introducción, donde sitúa al personaje, prácticamente no pone nada de su parte, ni hace valoraciones: simplemente se sienta y deja hablar al viejo bandido. Además, cuando laentrevista se realiza, El Raisuni no es precisamente Sean Connery (que, por cierto, encarnó a El Raisuni en El Viento y el León, sobre el secuestro del norteamericano Mr. Perdicaris); el León ha entrado en el invierno de su vida: está viejo, gordo, apoltronado y enfermo. Aún así, sigue recibiendo a sus fieles, que le besan los bordes de su chilaba o su kaftán, intentado recibir una pizca de su...
tracking img