Teatro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2087 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Beso de ángel
Comedia melodramática en un sólo trago
de Juan Manuel Martins

Lorena.— ¿Te has sentido sola?
Angélica.— En parte.
Lorena.— Pensaba que eras feliz.
Angélica.— Eso no es cierto, eso no existe.
Lorena.— La felicidad existe.
Angélica.— No para mí.
Lorena.— Es cuestión de hallarla.
Angélica.— No he hecho otra cosa que buscarla.
Lorena.— Debes insistir.
Angélica.— No esfácil.
Lorena.— Debes construirla.
Angélica.— Es que no tengo fe en la pareja como tú.
Lorena.— Tendrás que hacer el esfuerzo.
Angélica.— Lo intento.
Lorena.— Debe ser mayor el esfuerzo.
Angélica.— Sólo tengo este lugar.
Lorena.— Piensa un poco en ti.
Angélica.— Lo hago.
Lorena.— Esfuérzate aún más.
Angélica.— Mi fe se ha perdido.
Lorena.— Recupérala.
Angélica.— Ayúdame Lorena.Lorena.— Lo hago.
Angélica.— Necesito más ayuda.
Lorena.— De mí, tendrás toda la que necesites.
Angélica.— Ahora soy quien te pide ayuda.
Lorena.— Sólo háblame.
Angélica.— No creas. A esta mujer que ves segura aquí...
Lorena.— ¿Qué pasa?
Angélica.— Tiene sus debilidades.
Lorena.— Me cuesta creer lo que estoy oyendo.
Angélica.— Es cierto.
Lorena.— Te creía más fuerte.
Angélica.—No juegues con mis sentimientos.
Lorena.— No lo hago.
Angélica.— Entonces, escúchame.
Lorena.— Sí, dime.
Angélica.— Siempre he estado segura en estas cosas de hombres.
Lorena.— Así lo he entendido.
Angélica.— Pero esta vez no será fácil.
Lorena.— No te creo.
Angélica.— Tenlo por seguro.
Lorena.— Es serio por lo que veo.
Angélica.— Muy serio.
Lorena.— También tengo algo que decirte.Angélica.— También yo.
Lorena.— Déjame decírtelo.
Angélica.— Me gustaría hablarte...
Lorena.— Es curioso que las dos tengamos cosas que decirnos.
Angélica.— Sí, es curioso.
Lorena.— Hasta ahora me has esperado.
Angélica.— Sí, dime.
Lorena.— No, es justo que te escuche ahora.
Angélica.— Te lo diré...
Lorena.— Dímelo, anda.
Angélica.— ¿Me quieres verdad?
Lorena.— ¿Era eso?Angélica.— No, pero necesito oírtelo.
Lorena.— ¿Qué?
Angélica.— Coño, que me quieres.
Lorena.— Sabes que sí.
Angélica.— Por favor, dilo.
Lorena.— Sí te quiero.
Angélica.— Gracias. También te quiero.
Lorena.— ¿Y a qué viene eso?
Angélica.— Es importante, en este momento, es importante.
Lorena.— No sé, por lo general no eres así.
Angélica.— Ahora es necesario.
Lorena.— De acuerdo.Angélica.— Gracias por comprenderme.
Lorena.— Angélica.
Angélica.— ¿Qué?
Lorena.— Necesito hablarte.
Angélica.— Es un hombre, ¿verdad?
Lorena.— No, hee...hee... sí, cierto, es un amigo.
Angélica.— No pregunté si es un amigo.
Lorena.— No me lo hagas difícil.
Angélica.— Al contrario, trato de ayudarte.
Lorena.— Es un amigo, sí...
Angélica.— ¿Un amigo muy especial?
Lorena.— Sí, un amigo.Angélica.— Te ha escuchado.
Lorena.— Sí.
Angélica.— ¿Ha comprendido tus sentimientos?
Lorena.— Sí.
Angélica.— Y te ha escuchado en momentos muy importantes.
Lorena.— ¿Cómo lo sabes?
Angélica.— Todos los hombres son iguales...
Lorena.— Pero nos hacen falta.
Angélica.— Sí nos hacen falta.
Lorena.— Es un amigo oíste. ¿No vayas a pensar en otra cosa?
Angélica.— Sí comprendo. ¿Armando loconoce?
Lorena.— No, ¿cómo se te ocurre?
Angélica.— ¿No me dices que es un amigo?
Lorena.— Pero...
Angélica.— ¿Qué pasa si Armando se entera?
Lorena.— No es que haya nada malo, sino que Armando es muy bueno y...
Angélica.— No debe enterarse por nada del mundo.
Lorena.— Sí claro, no debe enterarse. Pero sólo es un amigo, ¿sabes...?
Angélica.— Lo entiendo, claro que Armando no debeenterarse.
Lorena.— Por esa razón sólo quería hablar contigo.
Angélica.— Es bueno que lo hagas.
Lorena.— Pero no resistía más y tenía que hablarte.
Angélica.— No le vayas a decir nada a Armando.
Lorena.— Te acuerdas que te había hablado de un asistente.
Angélica.— ¿Cuál?
Lorena.— El de la floristería.
Angélica.— Ah..., ¿es él?
Lorena.— Sí, es él.
Angélica.— ¿Es joven?
Lorena.— Muy...
tracking img