Tectonica de placas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3274 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hungria y el Mundo,
18 de junio de 1876LA MUERTE 
DEL EMPERADOR MAXIMILIANO

POR 
DR. SZENDER EDECon motivo de su noveno aniversario: 
Un testigo lo describe y comenta que presenció la ejecución. 

"Maximiliano debió morir en México y allí murió " 
- Zorrilla: Drama del Alma |

Cada 19 de Junio, para mí, siempre me trae a la memoria un catastrófico momento, y me provoca un estadoanímico depresivo (como Byron describe en " Manfredo": Hay sombras que nunca desvanecen y recuerdos que nunca se borran"). Uno se rebela aceptar que hace 9 años mi Emperador muere abandonado por todos y no hay más que una sola persona— yo— que cubra sus restos con una sabana y lo deposite en su ataúd.

Hay muy poca literatura sobre la historia verídica de Maximiliano, y ninguno de su fusilamiento(sobre todo en Europa), ya que los 4 únicos testigos presenciales No Mexicanos (dos diplomáticos de Prusia, un comerciante, (Carlos Stefan) y un medico húngaro (yo) hasta ahora no lo publicaron. 

Vamos pues al grano: 

La aventura de un Imperio en México encabezado por Maximiliano, perdió toda posibilidad de éxito desde el momento que se ordenó el retiro de las tropas Francesas y se suspendió elapoyo económico, anunciado de Orizaba en Noviembre de 1866. Allí proclama y afirma Maximiliano que no renuncia a la corona y con el apoyo del Partido Conservador y Clerical. 

Seguirá la lucha armada. Efectivamente lucho cuatro meses más, hasta que el 15 de Mayo, (debido a una traición de Miguel Lopez) su ejercito perdió la defensa de Querétaro y cayó como prisionero junto con los GeneralesMiramon y Mejía. 

Todo México se preguntaba cual será el destino de los prisioneros, ya que gozaban—sobre todo Maximiliano—de simpatizadores, no solo del Partido Conservador sino de varios Liberales. La decisión dependía del Gobierno Republicano. Estos decidieron aprovechar el triunfo del ejercito constitucional y votaron que deben enjuiciar a los prisioneros bajo la ley vigente, (promulgada el 25de enero de 1862) y ser juzgado por una Corte Marcial. 

De acuerdo con esa Ley todo ciudadano Mexicano (incluyendo el Presidente) así como los extranjeros, que se levanten en armas contra el Gobierno deben ser condenados a muerte. 

En esta época yo vivía en San Luís Potosí y practicaba la medicina privada. El Gobierno Republicano tenia su sede provisional en esa Ciudad. 

La ciudadaníaestaba nerviosa en espera de la decisión del tribunal sobre la suerte de los prisioneros, pero la opinión en general era, que solamente un indulto Presidencial podría evitar su muerte. Los defensores del Emperador, Mariano Palacios y Rafael Martínez de la Torre, así como el Barón Magnus consejero de Prusia acudieron a San Luís Potosí, junto con la Princesa Salm y las esposas de los Generales Miramony Mejia para pedir clemencia, de Benito Juárez o del vicepresidente Sebastian Lerdo de Tejada, quienes les dijeron que la decisión esta en manos del tribunal con sede en Querétaro, y del jefe militar de la Plaza que era el Gral. Mariano Escobedo. 

El 16 de Junio en la noche un enviado del Barón Magnus me busco en mi casa pidiendo que lo acompañe urgentemente a su hotel en donde después desaludarme me dijo: " Lo que esperábamos, desgraciadamente ya sucedió, el Tribunal Militar condeno a los prisioneros a muerte. Escobedo ya firmo el veredicto y el Presidente Juárez lo ratifico. (Diciendo que hay que respetar la ley). Yo lo único que pude conseguir es que se posponga la ejecución dos días. Esto nos da tiempo para cumplir los últimos deseos del Emperador y preparar su embalsamamiento yenviar su cuerpo a Europa. — Acepta Ud. el encargo? Mi contestación era: Desde Luego.
Era domingo y de inmediato encargue mis pacientes a un colega y pedí a varios farmacéuticos ayuda para recabar medicamentos e instrumental que tenia que llevarme para el embalsamiento y empacarlos adecuadamente para transportarlos en la diligencia en la que íbamos a trasladarnos a Querétaro, ya que sospechaba...
tracking img