Teoria de las obligaciones alterini

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6922 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ejecución por un tercero.
El acreedor tiene derecho, respecto del bien que constituye el objeto de la obligación, a “hacérselo procurar por otro a costa del deudor” (art. 505, inc. 2º C.C). mediante la actividad de un tercero, el acreedor satisface su interés específicamente, y obtiene su finalidad. Siempre a costa del deudor.
Régimen. La propia naturaleza de las cosas determina que laejecución por otro sea inconcebible en algunas hipótesis.
1. en las obligaciones de dar cosas ciertas solo el deudor puede darlas; hay que hacer salvedad, de la obligación de dar una cosa cierta fabricada en serie, o que sea ajena, si el dueño de ésta – tercero respecto de la obligación del caso – la entrega al acreedor.
2. En las obligaciones de hacer intuitus personae (art. 626 C.C)
3. En lasobligaciones de no hacer, la abstención debida es personal del deudor. Puede intervenir un tercero si el acreedor exige que se destruya lo hecho, o que se le autorice para destruirlo a costa del deudor (art. 633 C.C).
En todos los demás casos el acreedor tiene derecho a obtener la ejecución por un tercero, sin perjuicio de su interés en que haya cumplimiento del propio deudor.
La autorizaciónjudicial. En principio, y toda vez que la justicia por mano propia está excluida, el acreedor debe obtener autorización judicial para hacer efectiva la ejecución por otro. Dicha autorización se requiere mediante una audiencia, que es celebrada con quienquiera de los interesados concurra, y en la que debe producirse toda la prueba.
Si promedia urgencia, el acreedor está eximido de requerir talautorización; más aún si, con la demora agrava los daños.
Modo de actuar los efectos normales.
Mediante su expectativa a la prestación, el acreedor espera el pago, o cumplimiento espontáneo, por parte del deudor. Si el deudor paga, el acreedor, investido de título para ello, se apropia del bien pagado.
Si el deudor no cumple de esa manera le queda pendiente al acreedor su expectativa a lasatisfacción, que presupone: 1) un efectivo incumplimiento del deudor, y 2) que aquél le sea jurídicamente atribuible; por ello, por ejemplo, no podrá prescindir todavía de aguardar el cumplimiento del deudor, y acudir sin más a la ejecución forzada o a la ejecución por otro, si el deudor no incurrió en mora, que presupone, un incumplimiento jurídicamente relevante. Pero, frente a la mora del deudor,puede optar por la ejecución forzada o la ejecución por un tercero; insistimos en que, no obstante el orden del artículo 505 del C.C., el acreedor no está constreñido a agotar primero la pretensión de ejecución forzada, y luego la de ejecución por otro, si ellas caben, pudiendo elegir una u otra, a su arbitrio.
Pero el acreedor puede también pedir la indemnización que lo satisfará por equivalente(efecto anormal). Para ello debe poder convertir su derecho a la prestación en un derecho a la indemnización (art. 505, inc. 3º in fine, C.C).

Transferencias de derechos reales.

1. Sistemas transmisión.

Concepto. el art. 577 que tiene su confirmación – y su restricción – en el art. 3265, dispone que antes de la tradición no se adquiere derecho real sobre la cosa. En el sistemaargentino existe un derecho a la cosa, que se convierte en derecho sobre la cosa recién después de producida la entrega. Antes de ella el acreedor de la obligación de dar para constituir derechos reales tiene un jus ad rem, un derecho a que se le entregue la cosa, pero no un derecho real sobre ella.
Sistema romano. Es el seguido por el Código Civil, y expresado en el art. 577, según el cual, paraconstituir un derecho real sobre una cosa mueble o inmueble, es menester efectuar la tradición de ella.
La tradición consiste en la entrega de la cosa, que realiza quien se desprende de un derecho real a favor de quien lo adquiere.
Sistema Francés. El Código Napoleón de 1804 no implantó el sistema de la tradición por haber llegado a ser, con el correr del tiempo, una mera ficción, pues los actos...
tracking img