Terapia racional emotiva

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3058 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
RAZON Y EMOCION: LA FUERZA DE LAS PALABRAS
PSIC. ENRIQUE BUSTAMANTE MURILLO

No me gaste las palabras
No cambie el significado
Mire que lo que yo quiero
Lo tengo bastante claro...
Mario Benedetti

¿Cuántas veces no hemos escuchado o nosotros mismos dicho? ¡que desgracia la mía!, ¡la gente me odia!, ¡nadie me quiere!, ¡no sirvo para nada!... Pero que relación tiene el lenguaje queutilizamos a diario con la forma en que nos sentimos. ¿En verdad existe alguna relación entre el lenguaje, las emociones y la forma de percibir el mundo?. Los indios Hopi de Norteamérica tienen hasta siete vocablos distintos para distinguir entre diferentes tipos de nieve. Nosotros, en México, únicamente designamos con esa palabra a la única nieve que somos capaces de diferenciar. Independientemente dela discusión que se pueda dar al respecto, lo que si es un hecho es que los seres humanos podemos mediar nuestras emociones a través del lenguaje. Así, por ejemplo, la base fundamental de la hipnosis es la sugestión a través de la palabra; sólo aquella persona que cree en la hipnosis o desea ser hipnotizada puede lograrlo.

La fuerza de las palabras ha sido reconocida desde tiempos inmemorables.Los sofistas, por ejemplo, practicaban e intentaban perfeccionar el “arte del buen decir” –la oratoria-. A través de la palabra intentaban convencer a sus interlocutores de los argumentos y premisas que ellos defendían. Para todos nosotros es conocido que los grandes líderes han utilizado este recurso. Hitler, por ejemplo, fue un gran orador, un personaje que llegaba a convencer a sus decenas demiles de seguidores por medio de la palabra.

Tal vez la historia de Creso, rey de Lidia –que hoy ocupa parte de lo que es Turquía- pueda ser ejemplo del poder de la palabra y su interpretación que de ella hacemos: Se dice que Creso ambicionaba alcanzar más riqueza y poder; para ello era necesario que derrotara a Ciro, quien entonces era el personaje más importante de los persas. Creso envió aunos emisarios cargados de suntuosos regalos para la pitonisa que se encontraba en el famoso Oráculo de Delfos. La instrucción era muy sencilla; formular la siguiente pregunta: ¿qué pasará si Creso declara la guerra a Persia?

La pitonisa respondió inmediatamente: “destruirá un poderoso reino”. Cuando los enviados de Creso regresaron y le dieron la respuesta que la pitonisa les dio, éste se pusoloco de contento y pensó “los dioses están con nosotros. ¡Es el momento de atacar!” Y, efectivamente, se dispuso a armar su ejercito y atacó a los persas.

El resultado fue una aplastante y humillante derrota que dejó a Creso y a su reino destruido. Tiempo después envió a otro emisario –desde luego que con presentes ya no tan suntuosos y acorde a sus reducidas posibilidades- para hacerle unareclamación a la pitonisa. En verdad él se había sentido engañado por parte de ella y la pregunta que le realizó era más o menos la siguiente: ¡Cómo pudiste hacerme eso?.

La respuesta, según la Historia de Heródoto fue así:

La profecía de Apolo advertía que si Creso hacía la guerra a Persia destruiría un poderoso reino. Ante tales palabras, lo juicioso por su parte –de Creso- habríasido preguntar de nuevo si se refería a su propio reino o al de Ciro. Pero Creso no entendió lo que se le decía ni inquirió más. La culpa es enteramente suya.

De manera análoga, los seres humanos solemos interpretar las señales que cotidianamente percibimos de los demás. Interpretamos los gestos, las miradas, las poses, el lenguaje, en fin interpretamos todo.

Tal vez el problema no sea laconducta interpretativa, sino más bien, el tipo de interpretación que hacemos de los hechos o de las personas. Con frecuencia elaboramos juicios –prejuicios diría yo- que los damos como verdades absolutas. Muchas de esas premisas tienen un carácter negativo. Las consecuencias son múltiples; desde toma de decisiones precipitadas, generalizaciones, distorsiones, hasta asignación de etiquetas a...
tracking img