...Thrashhh

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (389 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
fgdfgdfsrewerwerwerrrrreeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer

weeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeecomo si dentro de ella un dique de contencion subitamente cediera y un
torrente irrumpiera contra suprudencia y su razon, sumergiendolas,
pulverizando principios ancestrales que nunca habia puesto en duda y hasta su
instinto de conservacion. Se agacho, apoyo una rodilla en tierra para estar a lamisma altura del nino sentado y lo abrazo y lo acaricio, libre de trabas,
sintiendose otra y como en el corazon de una tormenta. –Nunca mas –repitio,
con dificultad, pues la emocion apenas lepermitia articular las palabras–. Te
prometo que nunca mas te tratare asi. La frialdad de estos dias era fingida,
chiquitin. Que tonta he sido, queriendo hacerte un bien te hice sufrir.
Perdoname,corazon... Y, al mismo tiempo, lo besaba en los alborotados
cabellos, en la frente, en las mejillas, sintiendo en los labios la sal de sus
lagrimas. Cuando la boca del nino busco la suya, no se la nego.Entrecerrando
los ojos se dejo besar y le devolvio el beso. Luego de un momento,
envalentonados, los labios del nino insistieron y empujaron y entonces ella
abrio los suyos y dejo que una nerviosaviborilla, torpe y asustada al principio,
luego audaz, visitara su boca y la recorriera, saltando de un lado a otro por sus
encias y sus dientes, y tampoco retiro la mano que, de pronto, sintio enuno de
sus pechos. Reposo alli un momento, quieta, como tomando fuerzas, y despues
se movio y, ahuecandose, lo acaricio en un movimiento respetuoso, de presion
delicada. Aunque, en lo profundo de suespiritu, una voz la urgia a levantarse y
partir, dona Lucrecia no se movio. Mas bien, estrecho al nino contra si y, sin
inhibiciones, siguio besandolo con un impetu y una libertad que crecian alritmo
de su deseo. Hasta que, como en suenos, sintio el freno de un automovil y,
poco despues, la voz de su marido, llamandola. Se incorporo de un salto,
espantada; su miedo contagio al nino cuyos...
tracking img