Travestismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 117 (29112 palabras )
  • Descarga(s) : 43
  • Publicado : 20 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los trasvestis iconoclastas del género

Por: Blanca Estey Valle Zapata, Luz Nobela Correa Ruíz y Fabián Eduardo Martínez Giraldo. Universidad de Antioquia.
Localización: Razón y palabra, ISSN 1605-4806, Nº. 5, 1997

Presentación
El trasvesti masculino es el homosexual que busca asemejarse a la mujer y para acceder a tal posición, debe superar dos etapas indispensables que son: la elecciónsexual y tomar la determinación de hacerlo, así mismo puede dejar de ejercer este acto en cualquier momento y ello sucede generalmente por cuestiones de edad o por persuasión de terceros, sin embargo seguirá siendo considerado como un trasvesti. Pese a que este grupo no posee ninguna estructura orgánica, presenta todas las características de un gremio; dispone de un lenguaje propio, de historia, detradiciones y costumbres, constatadas a partir del contacto que establecimos con ellos, lo que no nos resultó difícil, pues a diferencia de la información peyorativa que comúnmente se ofrece de los trasvestis, ellos se nos han presentado como personas por las cuales resulta fácil sentir simpatía, ya que en su mayoría son buenos conversadores, tienen experiencia de la vida, poseen cierta autoridadnatural para establecer amistades lo que les facilita la elección y lo más importante, nos han enseñado mucho sin ningún tipo de limitaciones (conocimiento que compartimos con ustedes), sin embargo consideramos que aún queda mucho por explorar. La presencia de los travestis se hace cada vez más notoria en toda la ciudad, los estados e incluso los continentes. No es posible constatar el origen dela homosexualidad, esta se ha hecho manifiesta a lo largo de la historia de la humanidad y es tan antigua como el hombre mismo: se tiene conocimiento de buena cantidad de situaciones en este sentido en todas las culturas antiguas. Así, podemos verla entre los sumerios, hititas, caldeos, babilonios, asirios, egipcios, fenicios y en culturas mucho más relevantes que llegaron a fundar verdaderosimperios como los persas, los griegos (pues de todos es bien conocido el papel protagónico y capital de este comportamiento en la Cuna de Occidente), los romanos y pueblos poderosos como el vándalo. Con lo anterior, se puede concluir la aceptación tácita o expresa de tal conducta en todas las culturas del Orbe. La singularidad del pueblo judío, quizá el único que la reprimió abiertamente a partir delLevítico' y que por los azares de la Historia por explicaciones muy claras, vino a imperar en Occidente en los últimos veinte siglos, hizo que esta conducta se castigara sanguinariamente y con vehemencia hasta nuestros días.
Los actores de esta investigación fueron abordados casi en su totalidad en el sector de Lovaina ubicado en la calle 71, a una cuadra del cementerio de San Pedro y a otra delJardín Botánico Joaquín Antonio Uribe y subiendo desde la carrera 51 (Bolívar), hasta la carrera 49 (Venezuela), también hacen parte de este sector, los de la calle 72 (Gutiérrez de Lara), los de la carrera 50A (Pasto) y los de la carrera 50 (Palacé), hasta llegar a la calle 68 (Lima), este sector no es barrio, ni tiene adscripción en uno definido, "Sevilla", "Aranjuez" o "Prado", "Campo Valdés"(Medellín), a todos y a ninguno dice pertenecer.
Al adentrarnos en este sector comenzamos a descubrir el mosaico paisajístico ofrecido por la diversidad de las construcciones arquitectónicas, que, en una mezcla de colores y funcionalidades, le proporcionan al entorno el toque de la heterogeneidad, de la "diferencia". Es allí, entre tres calles y tres carreras, donde se da cita la pluralidad, puesse encuentran casas en cuyas fachadas todavía quedan vestigios del estilo colonial, hasta casas de estilo arquitectónico moderno, también se hallan las pequeñas tiendas de las esquinas, el taller de mecánica o cerrajería, la sastrería o los salones de belleza, como también aquel templo cristiano cuya misión es persuadir, reconvertir al descarriado y ofrecerle la salvación de su alma y, como no...
tracking img