Un dia en la vida de un artista maya

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2496 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un día en la vida de un artista maya
|
|Desde antes del amanecer empezó el calor. El joven Kawil despertó en su hamaca empapado en sudor. Cuando vio que su madre prendía el fogónpara |
|preparar las tortillas, salió corriendo al patio con la esperanza de refrescarse con el rocío. Fue en vano, el aire estaba ardiendo. Desesperado,|
|Kawil observó como el Sol pintaba de rojo las copas de las altísimas ceibas y escuchó como era saludado con alegría por las guacamayas y los |
|monos aulladores. No había una sola nube en el cielo.|
|[pic] |
|-Hoy el mismo Sol, la Guacamaya de Fuego Rojo, podría incendiar el mundo entero. Palenque ardería también y moriríamos todos quemados-. Al |
|escuchar la voz cascada que decía esas gravespalabras, Kawil volteó hacia el camino y encontró a un viejo de rostro cenizo y demacrado. Era el |
|supremo sacerdote de Palenque. Kawil se arrodilló ante él y balbuceó: |
| ||-¡Oh, gran señor! Es un honor que visites el humilde hogar de este artesano. El sacerdote continuó hablando con gran tristeza. |
| |
|-Ayer murió nuestro ahau, el señor Chan Balum Kawil sintió que el miedo invadía su cuerpo entero.Una gota de sudor frío rodó por su mejilla. |
| |
|-Sin nuestro rey ya no habrá quien pueda traer la lluvia -dijo en voz muy baja-, y sin la lluvia no podremos plantar el maíz y moriremos todos de|
|calor y de hambre.|
| |
|-Nuestra única esperanza es que el difunto señor Chan Bahlum atraviese rápidamente el oscuro reino de Xibalbá para llegar al Cielo del Atardecer,|
|lacasa de nuestros antepasados, y ahí rogar que nos manden la lluvia- le respondió el sacerdote. |
| |
|Juntos entraron en la única habitación de la casa. En un extremo la madre de Kawil preparaba lastortillas. Sus hermanos comían sentados |
|alrededor del comal. El olor del nixtamal, ácido y penetrante, lo invadía todo. Kawil se acercó a su madre y ella le dio una tortilla caliente. |
| |
|-¡Suelta esa tortilla, Kawil! ¡Hoy debes ayunar! -gritóel sacerdote. Kawil obedeció, desconcertado, al viejo y éste continuó. |
| |
|-Hoy vas a pintar un vaso para el entierro de nuestro ahau Chan Bahlum. Él lo llevará consigo a Xibalbá y lo regalará a Hun Camé. |
|[pic]...
tracking img