“Una ideología o modelo de concepción del mundo” de francisco jarauta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1771 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
TEMA 1. IDEOLOGÍAS POLÍTICAS COMTEMPORÁNEAS.

LEER, REFLEXIONAR Y COMENTAR EL TEXTO “Una ideología o modelo de concepción del mundo” de Francisco Jarauta, DESTACANDO LOS ASPECTOS SIGUIENTES:
1.-Circunstancias socioeconómicas:
Una serie de hechos económicos-políticos, que van desde la revolución tecno-científica a la internacionalización y concentración del capital financiero (sin olvidar elproceso que sufren los sistemas de comunicación) son la base de una normalización progresiva del mundo que configura una nueva situación, en la que vendrían a reconocerse previsiones de fines de los años 60, como las de Marshall. Estos informes permiten observar de qué forma la aceleración del proceso en estos últimos años ha transformado no sólo los aspectos político-estratégicos, sino tambiénlos culturales y las formas de vida.
2.-La globalización del planeta.
Su horizonte histórico se presenta como una sociedad tecnocrática, controlada por poderes abstractos y universales ( se ha hablado de “tecno-fascismo”) y orientada a una doctrina legitimista que, pretende explicar y orientar las formas de vida de las sociedades postindustriales.La complejidad que define el mundo contemporáneo en sus diferentes aspectos ha servido como coartada para naturalizar una forma de pensar, controlada desde un pragmatismo generalizado que está atento únicamente a la protección de un status quo definido a partir de la propia historia, una historia queintenta autoexplicarse y legitimarse. Por una parte, frente a la comentada globalización, en los años 80 han ido creciendo nuevas zonas de conflicto. Unas eran el resultado lógico de los mismos procesos de globalización, que intentaban someter a las sociedades concondiciones pre-modernas a los modelos estándar del mundo postindustrial. Otras tensiones se presentaban como la resistencia a lo uniforme de la universalidad comercial, cuyos efectos trascendían loeconómico para afectar lo político, las formas de vida, la cultura misma. Frente a aquella globalización se han generado defensas políticas de la identidad, protegen lo particular, lo individual, lo étnico, lo religioso. Esta tendencia marca hoy una línea de conflictos cuyo alcance no es fácil de prever.
Sin embargo, no habría que entender estosconflictos como formas de resistencia a la normalización sugerida. Se podría hablar de otros niveles del problema que trascenderían lo fáctico, en el segundo geopolítico, para situarnos en una perspectiva más radical. La homologación de las fronteras conceptuales se presenta como una clausura que cada vez hace más difícil una verdadera cultura del proyecto, atenta a la nueva situación del mundo.Frente a la normalización es urgente recuperar un pensamiento que sea capaz de proyectar su tensión moral, para evitar el cierre mortal de la historia. Se trata de volver a pensar un ethos capaz de definir un horizonte humano en el que nadie quede excluido.
Hannah Arendt, exigía la responsabilidad frente a una época que había abandonado el ejercicio de la crítica, lapasión por la verdad. Se trata, también hoy, de pensar nuestra época y definir esas primeras cartografías que definan la complejidad, las tensiones, los riesgos; en definitiva, la posible historia pendiente. Repensando las tradiciones en las que nos hemos formado, desde las que pensamos y desde las que se han organizado los proyectos que hoy hegemonizan el mundo. Esta mirada retrospectiva puede...
tracking img