Una mirada crítica a la violencia en las aulas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1355 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNA MIRADA CRÍTICA A LA VIOLENCIA EN LAS AULAS

El problema de la convivencia o de la disciplina en las instituciones escolares representa, sin duda, una de las manifestaciones más crudas de las disfunciones de los sistemas escolares. Su relevancia se evidencia en la preocupación, cada vez mayor, de las comunidades educativas por los conflictos de convivencia y su expresión a través de de laviolencia (incluso contra los profesores), especialmente en los centros de Secundaria. Aunque no sólo. Ahora bien, los conflictos sociales (incluidos los educativos, y singularmente los que afectan a los más jóvenes) suelen rodearse de “construcciones sociales”, de “pánicos morales”, que no permiten ver con facilidad qué está ocurriendo. Porque, están ocurriendo ciertas cosas. Los medios decomunicación, políticos, profesores y otros expertos no paran de hablar, a veces con dramática irresponsabilidad, de “estas cosas”. No obstante, para algunos, el bullying, el acoso entre iguales, la violencia contra profesores, está en continuo aumento; para otros, se trata de algo que siempre pasó en la escuela y a lo que no habría que dar tanta importancia.
Esto es así porque, como dice J. FUNES,conocer la realidad de la convivencia escolar es conocer las diferentes miradas: las visiones que tienen sus actores. Conocer los cambios en los conflictos sociales supone estudiar cómo evolucionan las diferentes perspectivas. Aunque todos los trabajos conocidos parecen indicar que los distintos actores (profesores, padres, alumnos, políticos) no miran lo mismo y, consecuentemente, no ven lo mismo.Por tanto, la tarea más urgente, a la hora de abordar el problema de la convivencia en los centros, sería conseguir la convergencia de las miradas de los diferentes actores sobre la génesis y el desenvolvimiento de este grave problema.
La primera mirada convergente debería centrarse en reconocer las implicaciones del reforzamiento de la centralidad de la institución escolar no sólo como espacio desocialización, si no también como terreno para la sociabilidad. Así, las confrontaciones y violencias en los centros deben ser situadas en el marco de la escolarización obligatoria de la adolescencia, de todos los adolescentes con sus profundas diversidades. Para tod@s, especialmente al inicio de la ESO, fueren cuales fueren sus expectativas, la escuela será el lugar para aprender a seradolescentes, el lugar para relacionarse, para ligar, para afirmarse, para buscar otros mundos y otras miradas. Así, todo lo que les pasa ahora a nuestros adolescentes, incluido el lugar donde les pasa, cobra un sentido diferente del que tenía en épocas escolares anteriores, con escolarizaciones separadas para diferentes grupos sociales (BUP-FP), y con escolarizaciones forzadas para quienes ya no deseanasumirla o para sectores que no comparten el “ethos” de la institución, o sólo lo hacen en parte y de modo condicional. Este mundo escolar, configurado a partir de la centralidad de la escuela como espacio de socialización y como terreno para la sociabilidad, está más propenso a sufrir una mayor contaminación de los otros contextos de vida adolescente con sus diversas y complejas dinámicas derelación. Así, nuestros institutos están dejando de ser un espacio singular para la palabra leída, dicha y escuchada, para compartir con otros terrenos (plazas y parques usados para el fenómeno del “botellón”) la sociabilidad de unos adolescentes escolarizados obligatoriamente.
La mirada anterior nos conduce a contemplar la configuración, forzada, de una compleja doble función de las institucionesescolares: por un lado ha de acoger a tod@s y cada vez por más tiempo (y a veces contra su voluntad), y, por otro, ha de mantener el carácter selectivo asociado, intrínsecamente, a la función instructiva de aquellas. Esa contradicción explícita tiene una consecuencia perversa, crudamente descrita (DUBET Y MARTUCCELLI) así: “la unidad de juicio (sobre la escuela) se ha roto, los profesores, los...
tracking img