Vigilar y castigar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1717 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
María Pérez Martín

Listado A. Vigilar y Castigar. Nacimiento de la Prisión, Michael Foucault

"Damiens fue condenado, el 2 de marzo de 1757, a "pública retractación ante la puerta principal de la Iglesia de París", adonde debía ser "llevado y conducido en una carreta, desnudo, en camisa, con un hacha de cera encendida de dos libras de peso en la mano" ".
Foucault comienza describiéndonosminuciosamente un castigo que tienen como objetivo el cuerpo, como blanco mayor de la represión. De esta manera empieza Foucault su paso por los diferentes métodos de castigo que se han ido dando a lo largo de la historia.Pretende mostrarnos en sus primeras lineas cómo pudo cambiar tanto la forma de castigo en un periodo tan corto, apenas un siglo "No sancionan los mismos delitos, no castigan elmismo género de delincuentes. Pero definen bien, cada uno, un estilo penal determinado. Menos de un siglo los separa."
Pero tal y como apunta Foucault, los suplicios desaparecen en torno a los años 1830-1848."La desaparición de los suplicios es, pues, el espectáculo que se borra: y es también el relajamiento de la acción sobre el cuerpo del delincuente". Ahora bien, no es cierto en su totalidadque el suplicio desapareciese allá por esas fechas, o al menos ese espectáculo no lo ha hecho, o ¿acaso la pena de muerte, que se sigue imponiendo actualmente en diferentes países, no es un espectáculo?, ¿acaso no es un espectáculo que a alguien le maten delante de muchos otros?
La tendencia conduce hacia la privación de la libertad, ha dejado de ser el cuerpo la esencia del sufrimiento, se hatomado como principal objeto "la pérdida de un bien o derecho", castigos como los trabajos forzados o como la prisión, son penas más a un nivel psicológico, un castigo que actúe sobre el alma, sobre el pensamiento. En este contexto considero importante reflexionar en el hecho de que, actualmente desde la Constitución del 78, España se ha opuesto a la pena de muerte, y no lo ha hecho porque Españano pueda reconocer el Derecho de establecer la pena, sino por el factor de trato degradante que supone el proceso de espera, el corredor de la muerte. Efectivamente, un castigo más psicológico, aunque no dejando completamente de lado el físico.
En este sentido el libro de Foucault me ha resultado plenamente interesante en las ideas que plantea, y de igual modo me ha hecho reflexionar sobre ellas.Foucault también habla en estas primeras páginas del ritual penal, de la evolución que ha tenido éste a lo largo de los años, hoy en día el juez hace algo muy distinto que "juzgar". Foucault nos hace reflexionar bajo estas lineas, que en el S.XIX la locura anulaba el delito, pero las cosas han cambiado mucho en este sentido, ya que se ha evolucionado hacia la idea de que no ya la locura no anulael delito, si no que el delito acarrea detrás una locura innata. El juez no es el único que juzga, ya que existen otros jueces externos como pueden ser psiquiatras, educadores, jueces que se dividen el poder de castigar, unos tan importantes como otros en los diferentes casos a juzgar.
Foucault nos habla del cuerpo inmerso en un campo político, de manera que las relaciones de poder operan sobreél, lo someten a un suplicio, sí, pensábamos que habíamos dejado atrás este término, allá por 1850, pero cada vez subyace más en nuestra reflexión. El cuerpo como fuerza útil, pero solamente en el caso de que sea productivo y sometido. Es lo que Foucault denomina Microsófica del poder, es un poder utilizado como estrategia, no enmarcado en ninguna institución ni aparato estatal, es una táctica. Noshace reflexionar sobre la relación entre el poder y el saber. Nos habla de que se trata de incorporan esas técnicas punitivas, bien físicas o bien del alma, a la historia del cuerpo político. Expresa un alma, pero no entendida como el concepto cristiano que se puede tener de ella, si no como una realidad producida sobre aquellos a los que se castiga, a los que se vigila, entendiendo el alma...
tracking img