Violencia contra lamujer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3937 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hombre y Mujer en el Camino Espiritual
Es apropiado discutir aquí la psicología del sexo.
Para empezar ¿cuál es el sexo de Dios?
Si Lo imaginamos como un anciano en una nube y decimos: «¡Éste es su Dios el Padre, adórenlo!», entonces, por supuesto, Él es de sexo masculino, e incluso tiene barba. Y cierta categoría de personas de cierta edad evolutiva rendirán culto a semejante ícono y creeránque Dios es un hombre. Esto pasó en Rusia.
Jesús también Lo llamó el Padre, es decir, en el género masculino. Pero es en la tradición judaica en la que Dios fuese designado como el Padre.
Pero en realidad Él es igualmente Madre y Padre. Es decir, Él no tiene ningún sexo. Porque Él no es un humano, sino que es la Conciencia Primordial Universal.
¿Y los espíritus son de un cierto sexo?
Losespíritus no tienen ningún cuerpo por lo cual tampoco tienen sexo, aunque mantienen la auto-sensación que tuvieron en el último cuerpo hasta la nueva encarnación. También pueden mantener su apariencia habitual. «Entre los espíritus (…) hay los masculinos y los femeninos (…)», escribió el Apóstol Felipe (El Evangelio de Felipe, 61).
Sin embargo, en la próxima encarnación, el sexo del cuerpo puede serdiferente. ¿De qué depende? Depende de las cualidades que uno tiene que desarrollar o reprimir en sí mismo. Algunas cualidades son más fáciles de desarrollar, poseyendo un cuerpo masculino, otras, poseyendo un cuerpo femenino. Es lo mismo con la supresión de las cualidades negativas.
El sexo de un cuerpo está también relacionado con las hormonas sexuales: los andrógenos, los estrógenos y laprogesterona… Esto no sólo determina la sensación de pertenencia a un cierto sexo (es definido por el nivel de andrógenos en la fase embrionaria del desarrollo). Lo más importante para nuestro tema es que el vigor y algunas otras características de una persona adulta dependen del nivel de hormonas sexuales.
Por eso, los hombres —con su nivel alto de andrógenos— normalmente viven más intensamente que lasmujeres, aspiran a las lejanías ignotas, estudian lo desconocido, luchan por sus ideales, dominan por sobre la parte menos dinámica de la sociedad: las mujeres. El hecho que los hombres estén en su mayoría en puestos ejecutivos, no es una tradición mala, no es una infracción de los derechos de las mujeres, no es un índice de la «inferioridad» de las últimas, sino un proceso natural dedistribución de papeles sociales que dependen de las capacidades particulares para los tipos diferentes de actividad.
Pero ni el nivel de andrógenos ni el sexo tienen influencia directa en el nivel del intelecto.
Un alto nivel de andrógenos en una encarnación masculina favorece a desarrollar el vigor, la actividad de investigación en la ciencia, incluso la ciencia sobre Dios. Esto define la aspiraciónnatural de un hombre maduro a volverse un líder, para guiar a las personas, ayudarlas, sacrificarse a sí mismo por su causa.
Una mujer típica es lo opuesto a tal hombre. Ella —que ha crecido en esta vida bajo la influencia de las hormonas femeninas— busca paz, armonía, comodidad y belleza. Ella quiere tranquilizar al hombre también. No le gusta un hombre agitado, indomable, que siempre está aspirandoa alguna parte, a éste le puede admirar, pero es difícil permanecer con él en armonía y en calma.
Y para el hombre, la mujer no es suficientemente vigorosa; y él quiere «sacudirla».
Una mujer cabal está alegre de dar a los hombres su armonía, ternura, belleza, queriendo ayudarlos a «ennoblecerse», acercándolos a su ideal, a veces sacrificándose a sí misma. Y los hombres maduros y cabales tambiénestán listos a conducir a las mujeres para enseñarles lo que ellos han aprendido. De esta manera, ayudándose mutuamente, enseñándose lo que él/ella necesita aprender, pueden ir juntos a la Meta común: a la Perfección.
Jesús dijo, dirigiéndose a los hombres:
«Respétenla, protéjanla. Actuando así, ganarán su amor (…) y encontrarán el favor ante la vista de Dios (…).
Amen a sus esposas y...
tracking img