Visión personal de la literatura ecuatoriana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (840 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Visión personal de la Literatura ecuatoriana

“Un quinde de plumas verdes y azules voló entre las ramas de un árbol de la calle, y varios gorriones pardos, casi del mismocolor que las tejas, comenzaron a trinar sobre el alero del tejado, como saludando a los que pasaban.”
Ana Carlota González, Con música en el corazón y otros cuentos.

El don de lospoetas y de los contadores de historias humanas es hacernos vivir con sus historias. El de los lectores, disfrutar de esas historias.
Yo, apenas un aprendiz de la Literatura, intentaré esbozar unascuantas ideas sobre la Literatura de los últimos tiempos.
Pero, antes, debo manifestarles que, si en mi exposición digo expresiones irreverentes para los íconos de la Literatura de mi Ecuador, perdonenmi atrevimiento. Es mi punto de vista.

Quiero referirme, brevemente, a los de atrás.

En su época, debieron tener la razón.

Icaza debió sentir en carne propia la explotación del indio. PeroAndrés Chiliquinga y su Cunshi son seres destinados a la explotación. En sus mentes solo está presente: Sí, amitu, patrón, sumercé. Hoy, el ñucanchi huasipungo del final apenas es perceptible en elconcierto nacional. No conozco, sí me gustaría saber la opinión de Luis Macas, de Auqui Tituaña, de Salvador Quishpe, de Lourdes Tibán, de Nina Pacari... Algo ha dicho Lourdes Tibán. Pero… ¿Y de lamazamorra de fréjol en la dieta de los peones? ¿Y de la vajilla de barro? (Imposible servir la mazamorra en plato de hierro enlozado.) ¿Y de la sopa de fideo, una de las primerísimas formas de rebelión dela raza indígena?

El “Sí, da diciendo” de César Dávila Andrade en Boletín y elegía de las mitas apenas se quedó en unas cuantas representaciones dancísticas con Marcelo Ordóñez. Todavía, en lospáramos de mi Ecuador, se escucha el “da diciendo.” Todavía hay indígenas que se cubren la mano con la esquina del poncho para, al saludar, no ensuciar la mano del patrón.

Mama Domitila se impone a...
tracking img