Vivir la maternidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8971 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Vivir la maternidad en plenitud.
Virginia CAGIGAL DE GREGORIO*

1. Introducción

Con frecuencia venimos escuchando que los modelos familiares han cambiado, que la realidad familiar tiene poco que ver con la que vivieron «nuestras abuelas». Al decir esto, uno se refiere a los cambiantes roles del hombre y la mujer en la familia, a las nuevas configuraciones familiares (separaciones,divorcios, familias reconstituidas, parejas de homosexuales) o a los cambios en el estilo educativo de muchos padres hacia un modelo permisivo. Sin embargo, hay un cambio profundo y sutil, que tiene que ver con la vivencia más profunda de la mujer sobre la maternidad, sobre el hecho en sí mismo de ser madre. Hasta hace unas décadas, la mujer se preparaba fundamentalmente para ello, y toda su ilusiónestaba puesta casi siempre en llegar a culminar su propia vida dando a luz a un nuevo ser. Cualquier otra preparación, cualquier otro aspecto del propio desarrollo, quedaba en un segundo plano frente a la feliz idea de ser madre.
Hoy día las niñas tienen una preparación intelectual completa que les permite, por fin, desarrollar al máximo sus potencialidades. En esta evolución como mujer suelenocupar muy poco espacio la motivación y, por supuesto, la preparación para ser madre y ser familia. Recientemente, una mujer de 42 años me decía: «Hemos decidido mi pareja y yo ser padres. Si me lo hubiera planteado hace cinco años, habría sentido que me quedaban muchas cosas por hacer en la vida, pero ahora creo que, si soy madre, ya no me perderé nada; ya he hecho aquello a lo que aspiraba personaly profesionalmente. Estoy contenta, aunque sé que es posible que ahora tenga dificultad para quedarme embarazada». Y yo, para mis adentros, me preguntaba si no sentiría ella que en estos años de adultez joven se ha perdido el privilegio de ser madre. No es tan extraño escuchar este discurso entre las jóvenes de hoy (y también entre ellos), lo que pone de manifiesto que la maternidad (y lapaternidad, en su caso) va quedando a veces relegada a un segundo plano, para cuando uno haya realizado ya lo que profesionalmente anhela.
Pero ¿cómo compaginar ese desarrollo individual, intelectual, profesional y social con los deberes y «ataduras» de la maternidad? ¿Y cuánto tienen estas actitudes de decisión madura y cuánto de desconfianza en una misma? Probablemente la maternidad sea una de lasrealidades que más desprestigiadas han estado en los últimos tiempos. Vamos a analizar este fenómeno, para después llevar a cabo algunas propuestas para ser madre hoy.

2. El desprestigio de ser madre

Ser madre hoy no está muy de moda, sobre todo ser madre de más de dos hijos1. Es más importante que la mujer «se realice», sea una profesional y desempeñe un trabajo fuera de casa. Pero luegooímos con frecuencia decir a algunas mujeres: «Nos han engañado: ahora trabajamos el doble, fuera de casa y en casa». El cambio social que conlleva el acceso de la mujer de forma mayoritaria a la actividad profesional ha impactado necesariamente en la realidad familiar. Muchas mujeres tienen miedo a tener más de uno o dos hijos, por la repercusión que ello pueda tener en su puesto de trabajo y en suremuneración; por otra parte, resulta bastante complicado conciliar la vida laboral y la familiar, a pesar de que desde las instancias políticas se pretenda lo contrario; además, nunca parece llegar el buen momento (económico, profesional, emocional) para afrontar la llegada de un hijo; y las exigencias económicas de la mayoría de las familias de nivel medio no permiten tener varios hijos.
Peroser madre (y ser padre) es un ejercicio maravilloso de libertad y de responsabilidad. Quizá es el mayor ejercicio creador del que el ser humano es capaz, donde su ser se pone en consonancia con la fuerza creadora de Dios, aunque la sociedad se empeñe en que es poco importante, que la persona «se realiza» poco en ello. Desde la misma concepción, la madre se hace portadora de otra vida que no le...
tracking img