Zazie en el metro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 160 (39788 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Premio del “Humor Negro” 300.000 ejemplares vendidos en Francia.

La novela cuya versión cinematográfica ha hecho llorar a “Charlot” .

El autor y su obra

Nace en el Havre el 21 de febrero de 1903. Publica su primer libro en 1933. En 1938 entra a formar parte del Comité de Lectura de la Editorial Gallimard, y en 1951 ingresa en la Academia Goncourt. Dirige la Enciclopedia de la Pléiade.Uno de los libros que le han dado más fama es “Zazie en el metro”, que ofrecemos hoy a nuestros lectores. Zazie quería tomar el “metro” pero la huelga se lo impide. Y su tío Gabriel, a quien por el hecho de ser “danseuse de charme” Jeanne Lalochère le ha confiado su hija, la consolará haciéndole ver un París en el que los monumentos históricos varían algunas veces de sitio; un París donde falsospolicías, camareros auténticos, auténticos policías y falsos camareros se mezclan con maravillados turistas, viudas por merecer y loros de chispeante ingenio. Un París, en fin, cuyos habitantes parecen desprovistos de papeles de identidad.
El autor encabeza su obra con una cita de Aristóteles, como si quisiera dar a entender así que el relato encierra una moraleja. Pero no es necesario que ellector se preocupe por ello. Ni que intente resolver enigmas, por otra parte inexistentes.

Raymond Queneau

ZAZIE
EN EL "METRO"
[pic]
PLAZA & JANES, S. A.
Editores BUENOS AIRES • BARCELONA - MÉXICO, D. F.
Título original: ZAZIE DANS LE METRO
Versión española de DOMINGO PRUNA
Portada de «ESQUEMA»

© 1961, Plaza & Janes, S. A., Editores - Barcelona
Printed in Spain • Impresoen España
Impreso en Gráficas Ampurias, Vilamarí, 102 - Barcelona
Depósito Legal: B 4434/61 - Registro Nº 1348/61

Aristóteles

CAPITULO PRIMERO
« ¿Por qué apestan tanto? —se preguntó Gabriel, abrumado—. Es increíble, no se limpian jamás. En el periódico dicen que ni el once por ciento de las viviendas de París tienen cuarto de baño, cosa que no me sorprende, pero uno se puede lavar sinellos. Todos esos que me rodean no deben de hacer grandes esfuerzos. Por otra parte, tampoco es una selección entre lo más cochambroso de París. No hay razón. El azar los ha reunido. No puede suponerse que la gente que aguarda en la estación de Austerlitz huela peor que la que espera en la estación de Lyon. No, de verdad, no hay razón. Pero ¡qué olor, de todos modos!»
Gabriel se sacó de la manga unpañuelo de seda color malva y se taponó las napias.
— ¿Qué es lo que apesta así? —dijo una mujer en voz alta.
No pensaba en ella al decirlo; no era egoísta; lo que quería era hablar del perfume que emanaba del caballerete.
—Esto, buena mujer —contestó Gabriel, que era rápido en la réplica—, es Barbouze, un perfume de chez Fior.
—No debería permitirse que la gente apestara de este modo—continuó la chismosa, segura de estar en su derecho.
—Si lo comprendo bien, buena mujer, crees que tu perfume natural hace la competencia al de los rosales. Pues bien, te equivocas, buena mujer, te equivocas.
— ¿Lo estás oyendo? —dijo la buena mujer a un tipejo que estaba a su lado, probablemente el que tenia derecho a ella legalmente—-. ¿Estás oyendo cómo me falta al respeto, ese gran marrano?
Eltipejo examinó la pinta de Gabriel y se dijo que era un tío fuerte, pero los tíos fuertes suelen ser bonachones y no abusan nunca de su fuerza; sería una cobardía por su parte. Muy jaque, gritó:
—Apestas, eh, gorila.
Gabriel suspiró. Otra vez recurrir a la violencia. Esta obligación le asqueaba. Ya desde el primer hombre, siempre había ocurrido lo mismo. Pero, en fin, lo que hace falta, hacefalta. No era culpa suya, de Gabriel, si los débiles siempre encocoraban a todo el mundo. Sin embargo, le dejaría una oportunidad al moscardón.
— ¿A que no lo repites? —dice Gabriel.
Un poco asombrado de que el jampón replicara, el tipejo se tomó tiempo para espetar la respuesta:
—Repetir ¿qué?
No estaba descontento de su fórmula, el tipejo. Sólo que, como su costilla insistió, se inclinó para...
tracking img