D una historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1269 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nina, memorias de una historia fugaz...
Si escribiera mi historia, lo haría bajo un sauce llorón para que las golondrinas al pasar no sospechen que se me ha escapado alguna lágrima por ti.
Sin embargo, Azul, hay historias que no quieren ser escritas y corren a esconderse para siempre como pequeños recuerdos bajo la almohada.
Sé que te hablo de este muelle una y otra vez y esperamos a que elatardecer haga aparecer los reflejos de la ciudad que está hacia el otro lado.
Pero esta vez te hablare de ti. Si, así es, Azul; te hablare de Ti y cómo llegaste a mí en una tarde de abril justo como la de hoy.
Hace ya un tiempo esperaba el vagón de la seis. Era la última clase de ballet y yo, estrene el vestido cereza. Ya sabes ese que tanto nos gusta!
El puesto de “Sombrero grande” queacostumbraba a sentarse a mí lado, estaba vacío. Supongo que se había quedado en casa con la pequeña Elizabeth, su nieta que cumplía ya 5 años. O quizá para cuidar de Mèlon su monito que aún estaba algo débil.
Aquel Señor, siempre me contaba sus aventuras de marinero, algunas veces de su pequeña familia. Los años le han descocido su juventud y hasta su nombre pero nunca su enorme sombrero, por esose le conocía como “Sombrero Grande”
Cuando tocaban las últimas campanadas para partir el vagón, alguien entro apresuradamente, como quien va deprisa para no perder el mejor vuelo a Paris.
De pronto escuche su voz grave y de acento poco delicado
¿Está ocupado el puesto?
—No‚ puede sentarse, si lo desea. Respondí desinteresadamente.
Al mirarle, vi sus grandes y negros ojos, su cabello,casi a medio peinar. Su jean como destiñendo azulejos del cielo y su franela curiosamente, tan blanca como la espuma del mar.
Me miro y me sonrió también. De inmediato desvié mi mirada hacia cristal de la ventana muy tímida y algo asombrada. Era el chico desprolijo más bonito que en mi vida jamás habría visto.
Me invito el café de la última estación. Allí sentados bajo la tenue luz del bar, entrerisas y silencios me conto su historia fugaz.
Venia de la lejana ciudad. Si, la que está al cruzar el muelle. Pasaba por aquí de casualidad pues llevaba en su corazón un cartel de forastero y en su alma el arma de un pequeño kamikaze.
El reloj de pared dejo su trabajo para hacer eterno el corto tiempo que el manto estelar nos quiso regalar.
Antes de que pudiera saber su nombre dijo con vozbaja y calmada:
—Es sin duda, está la noche más maravillosa que he vivido, y Tu la chica mas bonita que he conocido.
Tomo mis manos y mirándome fijamente continúo;
— Apenas amanezca me iré. Pero antes que vuelva otoño volveré por ti. Como símbolo de esta promesa, comprare el peluche que más se parezca a ti, y en el pondré todos mis recuerdos de Ti.
— Tú deberás comprar uno y pondrás tusrecuerdos de mí en él. Finalmente cuando llegue el día de volvernos a ver en el muelle, intercambiaremos los peluches; así yo tendré tus recuerdos de mí, y tú mis recuerdos de ti. ¿De acuerdo?
Estaba tan conmovida, que apenas pude darle un si tartamudeando. Él tomo su bolso, me estrechó entre sus brazos y dándome un beso se marchó.
Esperé al viernes de abril, un día cálido para el cereza. Entre a lacasa de los peluches. Debo decirte Azul, nunca había visto tantos como en esa tienda. Habían grandes, pequeños, blancos y negros. Unos hablachentos otros de pocas palabras, mientras unos jugaban otros dormían, unos parecían de un cuento otros de un mal sueño.
Al final de un pequeño pasillo, entre las cajas abandonadas, vi tus ojos grandes y negros, tu melena abundante y despeinada melena y,cómo olvidarlo… Tu menuda braga a razas blancas y azules. Como quien lleva en el corazón un deseo y en el alma una porción de veneno.
Te cogí de inmediato

— ¿Llevaras ése? – Pregunto el cuidador, con cierta mirada despectiva.
— Sí. Lo llevare. Pero el insistió.
— Aquí viven los peluches más codiciados por las chicas, y tu piensas llevar ese?
— Si llevara el peluche más hermoso, tendría...
tracking img