Ética kantiana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7328 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
IMMANUEL KANT : su ética.
INTRODUCCIÓN. Immanuel Kant nació en 1724 en Königsberg (Prusia) y murió en esta misma cuidad en 1804. Su vida fue monótona, destacándose por su temperamento metódico. Con una fidelidad asombrosa a los horarios, sus biógrafos cuentan que sólo retrasó la hora de entrada en la Universidad de Königsberg, de la que era profesor, cuando se enteró del inicio de la RevoluciónFrancesa. Sus obras fundamentales constituyen las llamadas tres críticas: la Crítica de la razón pura, la Crítica de la razón práctica, la Crítica del juicio. En la crítica de la razón práctica aborda el tema de la moral. Junto a esta encontramos la Fundamentación de la metafísica de las costumbres (texto más accesible) en la que se plantea que la máxima que debe regir nuestros actos debe tener laforma del imperativo categórico, esto es, un imperativo, un deber, que sea absoluto, independientemente de la finalidad que queramos conseguir. Tal imperativo debe ser formal, sin contenidos específicos y absolutamente racional y universal. Kant en la formulación de su teoría moral nos da el más claro ejemplo de una ética deontológica. La gran importancia de la ética kantiana proviene del hechode que intenta fundamentarla en un trascendental (se considera trascendental a las condiciones a priori de la experiencia). Para Kant el «deber ser» es un a priori; no depende del comportamiento de los hombres. Si este a priori, es por ejemplo, que se deben cumplir las promesas, aunque toda la humanidad no las cumpliera, seguiría siendo verdad que se deben cumplir. Pero esta obligación moral nodebe buscarse en la naturaleza humana, sino en los conceptos de la razón pura. En la razón encontraremos la base del a priori del juicio moral. Kant comienza su libro Fundamentación de la metafísica de las costumbres, diciendo:«Es imposible imaginar nada en el mundo o fuera de él que pueda ser llamado absolutamente bueno, excepto la buena voluntad». Kant se refiere a una voluntad buena en sí misma,no con respecto a otra cosa, y para él una voluntad que obre por el deber es una voluntad buena. Para Kant sólo las acciones realizadas por deber son acciones susceptibles de valoración moral; las otras pueden ser acciones buenas o malas pero no serán acciones morales (lo que no quiere decir que sean inmorales en el sentido amplio de la palabra). Aquello que determina nuestros actos es el deber, esdecir, el cumplimiento de la ley moral. Obrar por deber es obrar por reverencia a la ley moral: «el deber es la necesidad de cumplir una acción por respeto a la ley moral». La característica primordial de la ley moral, según Kant, es la universalidad, que no admite excepción alguna. A partir de este punto, Kant formuló su imperativo categórico (no hipotético, en el sentido que ordena las accionesa un fin): «Como he sustraído la voluntad a todos los afanes que pudieran apartarla del cumplimiento de una ley, no queda más que la universal legalidad de las acciones en general -que debe ser el único principio de la voluntad-; es decir, yo no debo obrar nunca más que de modo que pueda querer que mi máxima deba convertirse en ley universal». El imperativo categórico formulado por Kant implicael deber de actuar sólo cuando nuestra máxima pueda ser convertida en ley universal. Imperativo porque constituye un deber de actuación, categórico porque es incondicional, no subordinado a ningún fin. Responde a la formulación «debes hacer A», sin atender a las consecuencias. A estos imperativos categóricos, propios de la moral, se contraponen los imperativos hipotéticos o condicionados, losimperativos en orden a lograr un interés (placer, reconocimiento, recompensa, utilidad..). Su formulación es «si quieres B, haz A».
1

El imperativo categórico tiene que ordenar las acciones no como medios de ningún fin, sino en tanto que buenas en sí mismas. Todo aquello que no esté de acuerdo con esta universalidad, hemos de desestimarlo. La voluntad moral no debe estar regida por el interés,...
tracking img