1 Guerra mundial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1249 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CASCANUECES:
Es un cuento de hadas-ballet en dos actos y tres escenas de Piotr Ilch Tchaikovski (1840 – 1893), compuesto en 1891 – 1892. Tchaikovski puso música a la adaptación de Alejandro Dumas (padre) del cuento El Cascanueces y el rey de los ratones, de Ernest Theodor Amadeus Hoffman (puesta en escena por Marius Petipa).
Clara es una adolescente de aproximadamente 15 0 16 años de edad,ella vive con sus padres y su hermano Fritz. Tiene la idea de algún día conocer aun príncipe de los cuentos de hadas que ella leía. Cuando su tío le da un cascanueces con forma de soldado, ella se emociona mucho.
“Papá -exclamó Clara al fin-, ¿a quién pertenece ese hombrecillo que está colgado del árbol?”
“El padre lo cogió y, levantándole la capa, abrió una gran boca, mostrando dos hileras dedientes blancos y afilados, Clara le metió en ella una nuez, y... ¡crac!..., el hombre mordió y las cáscaras cayeron, dejando entre las manos de Clara la nuez limpia. Entonces supieron todos que el hombrecillo pertenecía a la clase de los partidores y que ejercía la profesión de sus antepasados. Clara palmoteó alegremente, y su padre le dijo:”
“-Puesto que el amigo Cascanueces te gusta tanto,puedes cuidarle, sin perjuicio.”
Material que fue reutilizado:
*hojas de periódico.
*cartones de leche.
Miembros del equipo:
Díaz Vieyra Brenda.
Lorenzo Chavarría Montserrat.
López García Evelyn.
Castañeda Cortes Alix.
GRUPO: 403.
EL PROTEGIDO
María quedóse parada delante de la mesa de los regalos, en el preciso momento en que ya se iba a retirar, por haber descubierto una cosa que hastaentonces no viera. A través de la multitud de húsares de Federico, que formaban en parada junto al árbol, veíase un hombrecillo, que modestamente se escondía como si esperase a que llegara el turno. Mucho habría que decir de su tamaño, pues, según se le veía, el cuerpo, largo y fuerte, estaba en abierta desproporción con las piernas, delgadas, y la cabeza resultaba asimismo demasiado grande. Sumanera de vestir era la de un hombre de posición y gusto. Llevaba una chaquetilla de húsar de color violeta vivo con muchos cordones y botones, pantalones del mismo estilo y unas botas de montar preciosas, de lo más lindo que se puede ver en los pies de un estudiante, y mucho más en los de un oficial. Ajustaban tan bien a las piernecillas como si estuvieran pintadas. Resultaba sumamente cómico quecon aquel traje tan marcial llevase una capa escasa, mal cortada, que parecía de madera, y una montera de gnomo; al verlo pensó María que también el padrino Drosse lmeier usaba un traje de mañana muy malo y nunca gorra incapaz y, sin embargo, era un padrino encantador. También se le ocurrió a María que el padrino tenía una expresión tan amable como el hombrecillo, aunque no era tan guapo. MientrasMaría contemplaba al hombrecillo, que desde el primer momento le había sido simpático; fue descubriendo los rasgos de bondad que aparecían en su rostro. Sus ojos verde claro, grandes y un poco parados, expresaban agrado y bondad. Le iba muy bien la barba corrida, de algodón, que hacía resaltar la sonrisa amable de su boca.
-Papá -exclamó María al fin-, ¿a quién pertenece ese hombrecillo que estácolgado del árbol?
-Ese, hija mía-respondió el padre-ha de trabajar para todos partiendo nueces, y, por tanto, pertenece a Luisa lo mismo que a Federico y a ti.
El padre lo cogió y, levantándole la capa, abrió una gran boca, mostrando dos hileras de dientes blancos y afilados, María le metió en ella una nuez, y... ¡crac!..., el hombre mordió y las cáscaras cayeron, dejando entre las manos deMaría la nuez limpia. Entonces supieron todos que el hombrecillo pertenecía a la clase de los partidores y que ejercía la profesión de sus antepasados. María palmoteó alegremente, y su padre le dijo:
-Puesto que el amigo Cascanueces te gusta tanto, puedes cuidarle, sin perjuicio, como ya te he dicho, de que Luisa y Federico lo utilicen con el mismo derecho que tú.
María lo tomó en brazos, le hizo...
tracking img