Actualidad en yoga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5476 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
De la antropología a la búsqueda iniciática para terminar como Nagual, hombre de Conocimiento” por Héctor Loaiza

A los treinta y cinco años, Carlos Castaneda no se imaginaba que aquel encuentro del verano de 1960 con el viejo brujo de tez tostada y cabellos blancos, en una ciudad mediana y fronteriza del estado de Arizona, cambiaría su destino. No había asumido la vocación artística de susinicios en Lima (1), estaba insatisfecho con sus estudios de sicología y se había reciclado en la antropología. En su primer libro relata su encuentro con don Juan. Imbuido de racionalidad académica, pretende enseñarle los conocimientos adquiridos en sus estudios. Después de haber leído y tal vez mal digerido El culto del Peyote del eminente profesor norteamericano Weston La Barre, tenía en menterealizar una investigación etno-botánica sobre las plantas medicinales utilizadas por los indígenas del sudoeste americano y del norte de México. Y entonces ¿qué pasó? "Te percibí antes de nuestro primer encuentro” le dirá más tarde don Juan en Relatos de poder, “tenías un buen tonal (su ego no era grande). Habías llegado a mí, traído por un hombre que desapareció tras haber farfullado necedades (…)Sabía que debía reaccionar rápido y atraparte (…) El acto consistió en atraparte con mi voluntad…" Así, empieza su larga iniciación a la sabiduría arcaica de los brujos toltecas, yaquis y mazatecos, con la ayuda de los "aditivos" (la datura, los hongos alucinógenos y el peyote). El aprendiz, el guerrero, el brujo Castaneda obtiene el título de antropólogo con Las enseñanzas de don Juan, una tesisnarrada sui generis. El relato, publicado por la Universidad de California, despide una sulfurosa otredad y se lee con el mismo placer que una novela de ciencia-ficción. La tesis se convierte en un best-seller en los Estados Unidos, y su autor en el hombre más buscado por los medios de comunicación: es el nuevo héroe, el buscador de la verdad, el maestro espiritual de las nuevas generaciones. Ellibro se articula en torno al aprendizaje del arte de la brujería por el antropólogo. El lector queda literalmente fascinado por las conversaciones entre el maestro y el discípulo, y por la relación conflictiva entre ambos. Según don Juan, el objetivo de la brujería consiste en “cambiar la representación del mundo” del aprendiz. Más tarde, le explicará su método de enseñanza: "Una vez que elaprendiz ha sido enganchado, empieza la instrucción. La primera tarea de un maestro consiste en inculcar la idea de que el mundo que creemos ver es solamente una imagen, una descripción del mundo…" Afirma que el mundo de las apariencias cotidianas no es más real que el otro mundo —el de los poderes y las energías— puesto que el primero es únicamente la "mentira" elaborada por nuestra conciencia en unestado especial: la conciencia de vigilia. Con sus tres primeros libros, Castaneda no sólo aporta a la investigación científica, al ir más allá de la relación tradicional entre el investigador y su objeto de estudio, sino revela al gran público los vestigios de un conocimiento arcaico. Otro mérito es haber osado experimentar con plantas sicotrópicas y describir los efectos de éstas en la concienciay en el cuerpo. "La verdadera antropología” —declaró en una de sus primeras presentaciones públicas en Ciudad de México en 1982— “se hace no sólo con el intelecto sino el cuerpo. Hay que prestar el cuerpo y el tiempo de uno para poder penetrar al verdadero conocimiento…" (2) Tras largas pruebas, el aprendiz aspira a convertirse en un "guerrero" impecable. El objetivo del guerrero es ver —deacuerdo a la estructura mental del brujo yaqui— que significa la experiencia directa del mundo, captar su esencia sin interpretarlo. El "guerrero" acepta su suerte con profunda humildad. No se trata de la humildad del mendigo, sino que no dominará a los demás con su saber. Un guerrero tampoco debe quejarse. Su vida es un desafío constante, y los desafíos no son buenos ni malos. Don Juan le pide que...
tracking img