Adicciones un problema social

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2287 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las adicciones como un problema de salud pública en México
La decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la que señala que se debe garantizar que los farmacodependientes no sean tratados como criminales sino como enfermos, tomada en esta semana que concluye, es un paso hacia la racionalización y clarificación del combate al creciente problema de las adicciones en nuestropaís.
Reseña el diario El Universal esta noticia de la siguiente manera:
“En una decisión cerrada de seis votos contra cinco, el alto tribunal declaró inconstitucional el artículo 199 del Código Penal Federal, que estuvo vigente hasta el pasado 19 de agosto, que ordenaba consignar y someter a proceso judicial a los adictos cuando eran detenidos en posesión de droga para su consumo…
Laargumentación de la corte fue que “dicho artículo…, permitía que a los farmacodependientes se les consignara y se les sometiera a un juicio si eran encontrados con una cantidad de droga para su consumo —aunque al final se les dejaba en libertad—; mientras que quienes eran detenidos en las mismas condiciones, pero decían que no eran adictos, quedaban libres y sin ser consignados ni fichados.”
Como se podía verera una ley absurda e injusta. Si decías que eras “adicto” recibías trato de delincuente, si decías que no lo eras, eras liberado sin mayor trámite.
Si bien aún estamos lejos de la despenalización clara total y ostensible del consumo, que sería lo más sano y lógico, este es un paso en la dirección correcta.
Y es que en medio de la lucha contra las mafias del narcotráfico, las autoridades enmuchas ocasiones sometieron a tratos de criminales narcomenudistas a decenas de miles de simples adictos, que fueron detenidos con pequeñas cantidades de alguna droga, que luego de ser sometidos, encarcelados y ser objetos en muchas ocasiones del escarnio público (como la clásica foto en la sección policiaca del diario provinciano), eran liberados por un juez, ya que no había razones fundadas paraacusarlos de delitos graves.
(Eso podría explicar en mucho porque la autoridad federal anuncia 80 mil narcotraficantes detenidos en un año, de los cuales sólo menos de 2 mil eran consignados. Es obvio que la mayoría de los detenidos en este presunto combate contra el crimen, eran sólo consumidores con mala suerte.)
Así las cosas, la lucha contra la delincuencia organizada del narcotráfico esconfundida con el combate a la drogadicción. Son temas relacionados, sin duda, tienen vínculos muy fuertes. Pero es claro que la violencia de las mafias es un problema delincuencial, mientras que las adicciones es un fenómeno de salud pública que requiere un trato distinto.
Esto aunado a que el pasado 20 de agosto entró en vigor las reformas a la ley contra el narcomenudeo, que incluye entre otrascosas la despenalización de la posesión de drogas en cantidades mínimas para el consumo personal, deja en claro que el país está asumiendo poco a poco una actitud más racional y sensata para combatir de manera separada estos flagelos –la drogadicción y la narco violencia- que tanto dañan a nuestra sociedad y que aunque están ligados, deben ser atacados desde distintas trincheras.
Las adicciones –seaa una droga ilegal, al alcohol, a la azúcar, al chocolate, a la coca cola, vaya hasta ¡a una persona!-, son un problema de salud en el que están involucrados temas de relaciones de familia, de la escuela, de las amistades, de la biografía personal, pues.
Las personas no se hacen adictas porque quieren. Son una serie de circunstancias que los orillan a hacerse dependiente de una droga ocualquier otra sustancia.
Vale reproducir lo que dice Fernando Savater en una reciente entrevista en Milenio, cuando le preguntan qué decirles a los padres de familia ante este peligro para sus niños y jóvenes:
“Bueno, pues hay que decirles ‘eduque usted, eduque y eduque bien, porque todo es peligroso, en este momento internet es peligroso, la religión, como sabemos, es muy peligrosa, subirse en un...
tracking img