Alcohol, muerte y rock and roll

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2164 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El proceso de Celia Lora

Alcohol, muerte y Rock And Roll

Celia Lora, hija del exitoso representante del grupo El Tri, se encuentra inmersa en un caso de homicidio imprudencial.
Desde el pasado siete de mayo vive un proceso judicial
en su contra. La familia del occiso clama justicia. La
familia de Celia ha subsidiado a los afectados. Los
abogados luchan por el bien de sus clientes. Lajusticia se asoma, pero la muerte y la
impudencia ya han vencido.
La cárcel a cambio de una noche de juerga; un trueque desequilibrado

Por: Hugo Pacheco

El silencio de la noche y la gélida brisa con que la alborada amenaza en surgir, mezclándose. Viernes siete de mayo, 4:45 hrs. La calma era violada por el estrépito sonido de dos autos colapsando sobre la calle Galeana, en la coloniaSan Ángel Inn. Un Volvo color negro con el número de matrícula 748SKR impactó en la parte trasera a una camioneta blanca Pick Up. Tensión en la conductora, terror en el conductor. La muerte acechando, esperando paciente su turno. Pedro Corona Ávalos, con 34 años de edad y cuatro hijos, yacía en la banqueta con la vida hecha trizas. Desde una caseta pública, fue la última llamada telefónica querealizó; antes de ser devorado por la defensa metálica de la Pick Up blanca. La ambulancia gimiendo por los carriles centrales del Periférico Sur, la vida pendiendo de un hilo. Tristeza, dolor, recuerdos. No hay otro culpable sino el alcohol.

Minutos antes, una joven de 26 años, daba el último sorbo a su copa, se despedía de sus amigos y salía del antro. Tambaleándose, como unos testigosaseguran. Giraba la llave y su auto rugía en la madrugada aún adolescente. “La camioneta salió de la nada, con los faros apagados, fui directo a ella y me impacté, fue un accidente”, mentira. La camioneta estaba estacionada, su conductor, Rubén Nicolás Uresti esperaba a que su amigo hiciera una llamada, con destino al cielo. Uresti no vio el carro, pero sus huesos sí lo sintieron. Cuestión desegundos y el alcohol cobró la deuda. La vida de un hombre corriendo hacia la muerte, su compañero, herido; la joven conductora, somnolienta, sedada, su vida intacta. Su nombre, Celia Eloísa Lora García.

El transcurso al hospital de Xoco fue interminable. Los segundos transcurriendo como minutos, el aire escapándose en cada exhalación. Alrededor de las 13:00 hrs de aquel viernes, Corona Ávalos,en su cama vestida de blanco y con un nudo en la garganta, abandonaba a sus cuatro hijos, dos de ellos gemelos y esposa, acobijado por su recuerdo. Mientras tanto, Celia Lora permanecía en la agencia de Coordinación AOB-3 de la Procuraduría General de Justicia.

Alex Lora y su domadora dormitaban aún. La noticia les heló el alma.

La PGJDF, aquel 8 de mayo, dio a conocer que la hijadel famoso cantante de rock estaba acusada de homicidio culposo y daño a la propiedad. De su padre, ni una palabra. Permanecería en ese ambiente hostil, con su rostro sumergido en el estupor, hasta el día de las madres. Obtendría la libertad bajo las reservas de la ley y ante la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre la reparación del daño con la familia del difunto Corona Ávalos. Las mieles dela libertad no durarían mucho tiempo. El retraso se debió a la carencia de agilidad pericial que la PGJDF tuvo. Hasta ese lunes, era imposible determinar la responsabilidad culposa de los involucrados. Celia Lora y Rubén Uresti, conductor de la Pick Up, se reservaron su derecho a declarar. Pero existía un detalle que ni la Procuraduría podía ignorar. Lora dio positivo en las pruebas químicas deconsumo de alcohol, por ello, permaneció detenida por el cargo de homicidio imprudencial.

El Tri, con 42 años de carrera musical, cinco nominaciones al Grammy Latino y 30 millones de discos vendidos, nada podía hacer. Alex Lora se negaba a declarar, era innecesario agitar más las aguas del ya incierto futuro de su hija.

Dos días más tarde, Celia declaraba que ella conducía el Volvo...
tracking img