Alcoholismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1339 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Conocí a Benjamín Rojas (seudónimo) hace tres años. Es abogado y tiene 47 años. Es casado y tiene varios hijos. Profesionalmente le ha ido razonablemente bien. Con un aire todavía juvenil y su habitual sonrisa, un día me contó su historia que me pareció casi increíble.
“Mi padre era un empresario de éxito pero alcohólico. Era responsable en su trabajo pero no había día que dejara de tomar ‘suscopas’. Mi madre, ama de casa, tenía un carácter sumamente irritable, fuerte, apasionado. El resultado era que prácticamente desde ‘que abrí los ojos’ estaban siempre discutiendo, riñendo sobre el asunto de que dejara de beber alcohol, y muchos otros temas.
“Esta violencia en el ambiente familiar afectó mi estado de ánimo en forma notable. En parte por esta razón y porque tenía un carácter blando,comencé a beber en exceso desde que tenía 15 años. Iba a fiestas o a bailes y –como una forma de destacar entre mis amigos– bebía como un ‘cosaco’. Un día fui internado en el hospital por una severa intoxicación de alcohol. Pero de poco me sirvió este suceso. Seguí tomando mucho.
“Quizá era también una manera de singularizarme y demostrar que era ‘valiente’, es decir, muy ‘macho’. Pero, también,escondía con ese comportamiento mi habitual tendencia a la timidez, y con el alcohol me desinhibía: comenzaba a contar chistes, a bromear, a cantar y –según yo– me sentía como ‘el rey’ de todas las fiestas.
“En efecto, tanto con mis amigos como con los conocidos mayores que yo, admiraban mi capacidad de aguante para beber tanto y tantas horas seguidas. Era siempre el primero en llegar al bar o alas fiestas, y el último en irme.
“Pero la cosa no paró allí. Un día un amigo me invitó a fumar marihuana y la probé. Recuerdo que me puse una mareada, que acabé en la cama… pero finalmente me gustó. Comencé a combinar alcohol con droga. Al principio fue con esta droga ‘suave’ o ‘leve’, pero después me comencé a aficionar a drogas más fuertes como la cocaína, la heroína, el peyote, etc.
“Mivida sufrió una metamorfosis. Ya no me interesaba estudiar, y lógicamente me fue bastante mal en los exámenes. Mis padres intentaron varias veces ayudarme, pero yo me resistía. Después de todo, me estaba aficionando a ese estilo de vida: alcohol, sexo, drogas, bailes, etc. Había en mí un desmedido afán de ‘quedar bien’ con mis ‘cuates’ y, como es de suponerse, después de esos excesos me sentía fatalfísica y anímicamente.
“Sin embargo, al día siguiente, cuando mis amigos me preguntaban: ‘¿Cómo estás? ¿Cómo te encuentras?’, invariablemente respondía ‘¡padrísimo!, ¡a todo dar!, ¡de maravilla!’.
“Y a continuación comenzaba a relatar mi última “explosiva” mezcla que había realizado la noche anterior de una nueva droga con alcohol.
“Este problema se fue agudizando y había muchas ocasiones que,después de beber y drogarme, me quedaba materialmente tirado en la cantina, en la casa de mis amigos, en mi departamento, en mi coche. Un día me pareció verdaderamente el colmo porque me quedé tirado en un parque, debajo de una banca y junto a un basurero.
“Las relaciones con mis padres y mis hermanos se fueron deteriorando, incluso un día le falté al respeto a mi madre. A mi padre le robabadinero sin que se diera cuenta, para continuar con mis vicios.
“Sin duda, había tocado fondo. Pero no encontraba la salida, estaba como en túnel sin ninguna luz en mi camino. Aparentemente era una vida divertida pero me comencé a hartar de mí mismo. Detrás de mi ‘eterna’ sonrisa, me pareció que todo ese ‘glamour’ de impresionar a mis compañeros y seguir con mis desórdenes, era una ‘máscara dehipocresía’.
“La realidad es que mi vida estaba tremendamente vacía y mi conciencia de alguna forma me lo reclamaba. Sabía que todo esto no podía permanecer así. Tenía que romper con ese círculo vicioso, pero ‘¿cómo?’, me preguntaba.
“Un día, un amigo me tendió la mano. Me invitó a una clínica de rehabilitación para casos como el mío. Le dije que sí, pero no muy convencido. Asistí pero en plan muy...
tracking img