Amor en tiempos de colera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (755 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
anaconda de cuatro metros, cuyos suspiros de cazadora insomne perturbaban la
oscuridad de los dormitorios, aunque lograron con ella lo que querían, que era espantar
con su aliento mortal a losmurciélagos y las salamandras, y a las numerosas especies de
insectos dañinos que invadían la casa en los meses de lluvia. Al doctor Juvenal Urbino,
tan solicitado entonces por sus obligacionesprofesionales, y tan absorto en sus
promociones cívicas y culturales, le bastaba con suponer que, en medio de tantas
criaturas abominables, su mujer no era sólo la más hermosa en el ámbito del Caribe,
sinotambién la más feliz. Pero una tarde de lluvias, al término de una jornada
agotadora, encontró en la casa un desastre que lo puso en la realidad. Desde la sala de
visitas hasta donde alcanzaba lavista, había un reguero de animales muertos flotando en
una ciénaga de sangre. Las sirvientas, trepadas en las sillas sin saber qué hacer, no
acababan de reponerse del pánico de la matanza.
El casofue que uno de los mastines alemanes, enloquecido por un ataque súbito
de mal de rabia, había despedazado a cuanto animal de cualquier clase encontró en su
camino, hasta que el jardinero de la casavecina tuvo el valor de enfrentarlo y lo
despedazó a machetazos. No se sabía a cuántos había mordido, o contaminado con sus
espumarajos verdes, así que el doctor Urbino ordenó matar a lossobrevivientes e
incinerar los cuerpos en un campo apartado, y pidió a los servicios del Hospital de la
Misericordia una desinfección a fondo de la casa. El único que se salvó, porque nadie se
acordó de él,fue el morrocoyo macho de la buena suerte.
Fermina Daza le dio la razón a su marido por primera vez en algún asunto
doméstico y se cuidó de no hablar más de animales por mucho tiempo. Se consolabacon
las láminas de colores de la Historia Natural de Linneo, que hizo enmarcar y colgar en las
paredes de la sala, y tal vez hubiera terminado por perder las esperanzas de ver otra vez
un animal...
tracking img