Amor o legalismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1010 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
AMOR O LEGALISMO
El centro de este libro ha girado sobre cosas pequeñas y cómo Satanás corroe las
altas normas espirituales del pueblo de Dios. Hemos analizado los moldes psicológicos de los compromisos graduales por los cuales el poder y el efecto de la verdad han sido diluidos. Algunos podrían sugerir que estamos magnificando las cosas pequeñas, y que esta preocupación sobre asuntos trivialessólo nos aparta de los objetos importantes. Ellos desconfían que el Dios que creó el universo no podría estar siquiera ligeramente interesado en los detalles de la conducta individual de los seres humanos. Calificarían esta cuestión como legalismo. Pero, ¿es legalismo, o amor? Aun cuando cada pequeña degradación de las normas no nos llevará a un gran
separación de la verdad, hay otra razónimportante para ser escrupuloso acerca de las más pequeñas desviaciones de la voluntad de Dios. El cristianismo no está basado sobre prohibiciones y reglas, ni siquiera sobre las tan altamente estimadas reglas escritas por la mano de Dios que constituyen los diez mandamientos. De hecho, el cristianismo está basado sobre una relación de amor con una persona: Cristo Jesús. Las bases fundamentales de laverdadera vida cristiana están resumidas en los dos grandes mandamientos que Cristo dio en San Mateo 22:37-40: “Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente. Este es el primero y el grande mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.”
Todos los escritores dela Biblia dejan bien claro que esto es lo que constituye
realmente el cristianismo. El tema del amor está entretejido a través del Antiguo y el Nuevo Testamento, y el RESULTADO de este amor son las OBRAS DE OBEDIENCIA. Jesús dijo:
“Si me amáis, guardad mis mandamientos.” (Juan 14:15) El amado Juan escribió: “Porque este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no songravosos.” (1ª de Juan 5:3)
Aun el amo humano encuentra que es fácil hacer algo para agradar a aquél que es
el único objeto de su afecto. Las novias y novios no cuentan como gravoso deber, el
hacerse felices el uno al otro y no cumplen sus votos porque las leyes del estado lo
requieren con castigo, multa o prisión. De hecho, hacen mucho más el uno por el otro, que lo que la ley demanda,justamente porque se aman profundamente. El realizar alguna pequeña cosa que sea posible para la felicidad del otro llega a ser un motivo de gozo.
Es el terreno de las pequeñas atenciones donde se revela el verdadero amor.
Cualquier esposa certificará que esto es así. Si un esposo le da a su esposa una nueva máquina de lavar el día de su cumpleaños, ella la apreciará sin ninguna duda. Pero, si élviene al hogar a la mitad de la semana con un pequeño ramo de flores recogidas con la mano y le ofrece ayudarle a lavar los platos, esto significa mucho más para una esposa que un gran regalo. Constituye una prueba mil veces mayor del amor, porque el esposo hizo eso sólo por una razón: la de hacer feliz a su esposa.
Note que esto podría ser verdad también en nuestra relación de amor con Cristo.Juan dice: “Y cualquier cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.” (1ª de Juan 3:22)

El cristiano no obedecerá meramente los requerimientos exteriores de los diez
mandamientos, {112} sino que tratará de hacer todo lo que agrada a Dios. Esto incluye el escudriñamiento de las Escrituras para conocer lasindicaciones de su voluntad, para no correr el riesgo de hacer algo que desagrade a Dios. El amor genuino estará siempre dando la ventaja en vez de tomarla.
Si Dios está interesado en la manifestación de amor en sus hijos, entonces estará
vigilando con gran interés para ver cómo responden a cada pequeña revelación de su
voluntad. Puede muy bien ser que la más grande prueba de una verdadera devoción...
tracking img