Antonio lorenzo de lavoisier

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2749 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
(1743-1794)
LA OXIDACIÓN Y LA RESPIRACIÓN ANIMAL
Estas primeras experiencias daban ya ideas generales sobre la respiración; hasta habíamos entrevisto que se aceleraba durante la digestión y que los animales consumían entonces una mayor cantidad de aire. Advertimos igualmente que el movimiento y la agitación aumentaban todavía estos efectos; pero estábamos aún lejos de la meta que nosproponíamos alcanzar; y además, después de haber operado sobre animales, deseábamos hacer aplicaciones más particulares a lo que pasa en la respiración humana.
Por arduas, por desagradables, incluso por peligrosas que resultaran las experiencias a que era necesario entregarse, M. Seguín ha deseado que éstas hicieran todas sobre él mismo.
Las hemos multiplicado un gran número de veces, y la precisión delos resultados ha estado muchas veces más allá de nuestras esperanzas. La Academia tiene frente de sus ojos una parte de los aparatos de que nos hemos servido. Describiremos detalladamente los mismos en otra Memoria.
Se infiere de las experiencias a las cuales M. Seguín se ha sometido que un hombre en ayunas; en estado de reposo, y a una temperatura de 26 grados de termómetro de mercurio,dividido en 80 partes, consume por hora 1.210 pulgadas de aire vital; que ente consumo se incrementa por el frío y que el mismo hombre, igualmente en ayunas y en reposo, pero a una temperatura de 12 grados solamente, consume por hora 1.344 pulgadas de aire vital.
En el proceso de la digestión este consumo se eleva 1.800 o 1.900 pulgadas.
El movimiento y el ejercicio aumentan considerablemente todasestas proporciones,. Estando M. Seguín en ayunas y habiendo levantado durante un cuarto de hora un peso de 15 libras a una altura de 613 pies, su consumo de aire durante este tiempo era de 800 pulgadas, es decir, 3.200 pulgadas por hora.
Por último, el mismo ejercicio, realizado durante la digestión, ha elevado a 4.600 pulgadas por hora la cantidad de aire vital consumido. Los esfuerzos que M.Seguín había hecho en este intervalo equivalían a la elevación de un peso de 15 libras a una altura de 650 pies durante un cuarto de hora.
En todas estas experiencias la temperatura de la sangre permanece casi constantemente la misma; por lo menos, con la diferencia de algunas fracciones de grado tan sólo. Pero el número de pulsaciones de las arterias y de inspiraciones varían de una manera muynotable. Hemos llegado en este punto a comprobar dos leyes de la mayor importancia.
En la primera, que el aumento de número de pulsaciones está casi exactamente en razón directa a la suma de los pesos elevados a una altura determinada, contando siempre que la persona sometida no lleve estos esfuerzos más allá del límite de sus fuerzas, porque entonces está en una estado natural. La segunda, es quela cantidad de aire consumido está en circunstancias iguales, cuando la persona sólo respira si la necesidad lo exige, en razón compuesta de las inspiraciones y pulsaciones, es decir, en razón directa del producto de inspiraciones por pulsaciones.
Refirámonos sólo a las relaciones. Se concibe, en efecto, que el consumo absoluto debe de variar considerablemente en los diferentes individuos,según su edad, su estado de vigor y de salud, según que estén más o menos acostumbrados a trabajo penosos; pero no es menos cierto que existe, para cada persona, una ley que no se desmiente cuando las experiencias están hechas en las mismas circunstancias y con espacios de tiempo poco alejados entre sí. Estas leyes son incluso, lo bastante constantes para que si un hombre entregado a un ejerciciopesado observa la aceleración que resulta del curso de la circulación, se pueda concluir de ello a qué peso, elevado a una altura determinada, responde la suma de los esfuerzos que se han hecho durante la experiencia.
Este tipo de observación conduce a comparar empleos de fuerza entre los cuales parece no poder existir ninguna relación. Puede conocerse, por ejemplo, cuántas libras en peso...
tracking img