Azul

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1924 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
AZUL
HUGO AQUEVEQUE
Harry se levantó cabizbajo esa mañana, como lo venía haciendo desde hacía 37 años. Después de dormir sus correspondientes dos horas y media estaba listo para ejecutar los planes especiales que tenía para ese día. Planes largamente meditados. Se metió en su pequeña ducha térmica de agua y aire comprimido de dos minutos, y salió más despierto, más vivo, aunque la lentitud desus movimientos era inevitable.
Cuando pasó frente al espejo del baño, el único de su departamento, evitó mirarse. Desnudo, volvió a su espacioso dormitorio. Presionó un botón en la cabecera de la cama y las cortinas se abrieron, inmediatamente después el vidrio del ventanal se enroscó hacia arriba dejando ver la ciudad sin obstáculos. Era aparente el panorama, cuando Harry se asomó un espesosmog cubría de un gris tenebroso los gigantescos edificios y torres. Parecía un crepúsculo en pleno invierno, pero eran recién las siete de la mañana de un día de verano. La hermosa y dañina luz del sol estaba sobre aquella capa de humo envenenado, como una contradicción aberrante la polución protegía a la ciudad de los rayos ultravioleta.
Harry experimentó la sensación de rozar lo que había sobreesa capa gris horrenda, sintió la necesidad de tocar el azul del cielo, y estiró la mano fantaseando como un niño. Pensó que podía llegar al firmamento con ella en el último piso de ese alto edificio, pero era su imaginación y sus añoranzas, la tristeza de su edad; era su vida que en un mareo vertiginoso y con ráfagas como relámpagos se le venía a la memoria, imágenes muy difusas, sus recuerdos,sensaciones ya extinguidas desde tiempos incalculables para él.
Se vistió con lentitud escuchando música de Bach. Ya cubierto con las prendas de látex negro se encaminó hacia la puerta del ascensor dentro del mismo departamento. A una orden oral éste se puso en funcionamiento y comenzó a bajar los 200 pisos del edificio. Entre tanto Harry se acomodó unos grandes y llamativos anteojos que seadhirieron a su piel rápidamente como ventosas. Sus dedos pulgar y anular de la mano derecha estaban recubiertos con dedales oscuros de apariencia incómoda y semi-metálica.
Arrastrando el anular por su muslo externo derecho en una zona demarcada de su pantalón, activó una pequeña pantalla en sus anteojos. Era como una pantalla de ordenador sobrepuesta en la visión de sus ojos, y como manejando uno—con su anular a modo de mouse—, escogió el enlace de la opción de su vehículo como quien pincha un link en una lista de direcciones en internet. Siguiendo más opciones y links, lo puso en marcha y lo condujo hasta la entrada del ascensor en el garage del edificio.
Al abrirse las puertas del elevador, su compacto carro, que tenía forma de una media luna ovalada vuelta hacia abajo, lo esperaba. Montóen el único asiento y a una orden oral el angosto vehículo rodó lentamente hacia la salida del edificio. El interior del transporte era estrecho, no tenía palancas, pedales, manubrio ni espejos, era sólo una pequeñísima sala de espera individual más parecida a un gran sarcófago con ventanillas que a un auto, donde su ocupante podía viajar incluso acostado y dormido. Harry, ahora arrastrando suanular por una superficie plana sobre un tablero a mano derecha, marcó en su pantalla la ruta que iba a tomar. Después de un par de segundos en el diminuto monitor de sus anteojos un mensaje de "Autorizado por la Central de Tránsito" y otro de "Ruta asignada" parpadearon junto con un sinnúmero de anotaciones menores que le informaban sobre horas de salida, tiempos, llegada a varios puntos intermedios,hora de estacionamiento y muchos datos más. Todo estaba programado de tal manera que ningún vehículo que circulara por las calles se detuviera hasta llegar a su destino, todo optimizado y automatizado al máximo.
Le correspondió la cuarta pista, la última de arriba, la única que dejaba ver por lo menos los edificios y el cielo oscuro, las otras tres daban la sensación de viajar por túneles y...
tracking img