Biografía de mamerto oyola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1430 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mamerto Oyola. El filósofo que llenó el siglo XIX
Fue el filósofo boliviano más importante del siglo XIX. Creció lejos de su madre y tuvo que vender tablillas para sobrevivir. la independencia de su pensamiento lo delinea como un liberal en política y racionalista en filosofía. Es posible que su escrito más importante esté extraviado

Su retrato lo muestra como un hombre de mirada serena peroinquisidora. El ceño levemente fruncido no denota gravedad, sino concentración. Esa concentración es la que lo llevó a escribir una obra que lo convirtió en el filósofo boliviano más importante del siglo XIX. Que sea una obra olvidada, es un tema que se explicará luego.
El día de su nacimiento fue el 11 de mayo de 1938. Su verdadero nombre era Mamerto Cuéllar Menacho, pero su madre lo abandonó-o tuvo que hacerlo- a la puerta de un hacendado. José Oyola se llamaba este hombre de campo, que no tenía una gran fortuna y tampoco había concebido hijos con su esposa. El llanto de la criatura conmovió a la pareja, que lo bautizó y lo adoptó como hijo propio.
No faltó cariño al pequeño Mamerto, concentrado en sus estudios. Sin embargo, su padre, José Oyola, enviudó. Cuando éste contrajomatrimonio nuevamente, la situación del joven cambió radicalmente. La nueva esposa no lo quería, e influyó para que fuera a cuidar la estancia. El futuro filósofo estuvo a punto de permanecer en una actividad que, quizá, habría aplacado sus elucubraciones y adormilado su talento. Abandonó la casa de su padre y, de alguna manera, cuenta el investigador Marcelino Pérez, llegó a la casa de una tía, “pobreen recursos materiales, pero de corazón noble y rica en caridad cristiana”. En esa época, Mamerto debía ingresar al Colegio de Ciencias. El filósofo Manfredo Kempff, autor de una obra sobre Oyola, cuenta que cuando Mamerto salía del colegio, se dedicaba a vender las tablillas que su cariñosa tía elaboraba. Pese a todo, fue un estudiante sobresaliente.
En 1861 terminó el colegio y quedaba pordelante el camino de la universidad. No habría podido continuarlo de no ser por la colaboración de Julio Ferriel. Mamerto fue profesor de los hijos de este hombre durante varios años. Cochabamba ganó su afecto. En 1863 alcanzó el grado de bachiller en Ciencias Matemáticas y Físicas; al año siguiente, obtuvo el grado de licenciado en ambas asignaturas. Todo esto lo hizo, cuenta Pérez, mientras seguíala carrera de Derecho, que también concluyó en 1864. En 1865, un tribunal que lo examinó le otorgó el título de doctor en Ciencias.
LA POLÍTICA
La constancia investigadora de Pérez Fernández  ha permitido que se conozca un texto inédito sobre la vida de Oyola, escrito por José Manuel Aponte, que fue uno de sus discípulos. Por él se sabe que ni bien obtuvo el título de abogado, fue nombradocatedrático en Cochabamba.
Aponte cuenta que, a la distancia, Mamerto Oyola observaba la figura de Lucas Mendoza de la Tapia, impulsor del Partido Federal y opositor del tirano Melgarejo. Mendoza de la Tapia se rodeó de lo mejor de la intelectualidad cochabambina, pero Oyola se mantuvo alejado, ‘porque sus condiciones económicas lo mantenían como simple espectador’. Así lo cuenta Aponte: “Oyolanunca fue federalista. Sus opiniones en materia de reformas estuvieron inclinadas al lado del ‘unitarismo’ y era psicológicamente conservador. Parecía ser entonces un retrógrado porque no marchaba con la corriente de la ardorosa juventud, ávida siempre de innovaciones y más que todo de evitar al país la aparición de nuevos melgarejos”. Quizá, especula Aponte, sabía que en ese momento, una federaciónhabría creado pequeños tiranuelos locales, más difíciles de destronar que una sola figura central.
Sin embargo, destronado Melgarejo, otro dictador, Agustín Morales. Por entonces, como diputado por Santa Cruz, Oyola vio cómo el Congreso fue atropellado por el militar. Un parlamentario se rompió las piernas al huir y otro se refugió en Salta. Corría el año 1872. Las muchas lecturas y el fragor...
tracking img