Biografía de manuel rodríguez erdoíza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6947 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Manuel Rodríguez Erdoíza

El 24 de febrero de 1785, nació Manuel Javier Rodríguez Erdoíza, el hombre que se encargaría de atizar la llama de la libertad en Chile. Al día siguiente lo bautizó en la parroquia del Sagrario el doctor don Joaquín Gaete, Canónigo de la Santa Iglesia Catedral.
La casa de sus padres se ubicaba en Agustinas con Morandé y, calle de por medio, en la esquina del frentevivían los hermanos Carrera. José Miguel, de quien le separaban diez meses de edad, fue su inseparable compañero de aventuras. No sólo fue ese barrio el escenario de sus travesuras, sino todo Santiago. El cerro Santa Lucía, un arisco montón de rocas en ese tiempo, era el lugar más propicio para las cimarras. Y después de recorrer el barrio de la Chimba (actualmente Independencia), donde robaban lasabrosa fruta de las huertas, iban a dar con su pandilla a la Plaza de Armas. Era ésta un peladero, en cuyo costado oriente se ubicaban numerosos tenduchos que vendían ojotas. Y los compradores botaban en su alrededor las que dejaban de usar, transformándose en los proyectiles más codiciados por estos palomillas. Iniciaban así una verdadera batalla de ojotazos, y en más de alguna ocasión recibió elgolpe un señor principal o una dama encopetada.
Y cuando los guardias los correteaban, vencedores y vencidos iban a encumbrar el volantín en los potreros vecinos, junto a las acequías anchurosas de los alrededores.
Sus Padres
Doña María Loreto de Erdoíza y Aguirre, emparentada con el marqués de Montepío, don Nicolás de Aguirre, era una hermosa muchacha de finos modales, cortejada por numerososjóvenes santiaguinos. Y entre sus pretendientes escogió al comerciante español don Lucas Fernández de Leyva y Díaz, de avanzada edad, que la dejó viuda muy joven.
No pasó mucho tiempo sin contraer un nuevo matrimonio, esta vez con el joven peruano Carlos Rodríguez de Herrera y Zeballos, que desempeñaba el cargo de oficial mayor de Aduana.
De su primer matrimonio quedó a doña María Loreto unhijo, don José Joaquín Fernández de Leyva y Erdoíza, que ejerció el cargo de diputado de Chile en las Cortes de Cáadiz por el año 1809, cuando su madre ya había fallecido.
De don Carlos Rodríguez tuvo a Manuel Javier, Carlos y Ambrosio María.
El Estudiante
Si bien su madre había quedado con alguna situación económica de su primer matrimonio, no daba ésta para pagar los 80 pesos anuales que cobrabael Convictorio Carolino por la educación de los niños provenientes de familias acaudaladas. Manuel Javier tuvo que acogerse a una de las cuatro becas que el colegio tenía, para lo cual sus debieron demostrar pureza de sangre, legitimidad de nacimiento y buena conducta de sus antepasados.
Hablador, vivaz y rey de los motines, Manuel robusteció su amistad con José Miguel Carrera. Juntos realizaronmuchas travesuras, desde cargarles la mano a los "soplones" del curso, hasta hacerles pesadas bromas a los profesores. Fueron sorprendidos en una de estas últimas y condenados a una "corrida de palmeta", sanción aplicada con una regla de madera sobre los nudillos de la mano. Los muchachos escaparon del castigo, fugándose por los tejados hasta la calle.
Terminado el colegio, Manuel Rodríguezingresó a la Real Universidad de San Felipe a estudiar Cánones y Leyes.
Rodríguez destacó por la rapidez con que captaba los argumentos del contrario y la facilidad con que los rebatía. De oratoria rápida y fulminante, mezclada con un tono histriónico, terminaba siempre diciendo la última palabra.
Pero no solamente estudiaba. Asistía a las riñas de gallos y a las chinganas, donde buscaba el contactoy la amistad con la gente del pueblo. Bailaba maravillosamente la zamacueca, las contradanzas y el minuet, todos bailes de moda, y galanteaba apasionadamente a las muchachas bonitas. Era diestro, también, en el manejo del corvo y en los juegos populares. Se hizo asiduo a las tertulias en que algunos privilegiados leían obras prohibidas con el pensamiento de los intelectuales franceses a una...
tracking img