Breve historia social del envejecimiento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1405 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1.Breve historia social del envejecimiento.
Ur, (Mesopotamia, hoy Irak) cerca de Kuwait
En una de las epopeyas más antiguas de la humanidad, Gilgamesh, rey de Uruk emprende un largo viaje, motivado por la muerte de su amigo, hacia la morada de Utnapishtim para que éste le revele el misterio de la inmortalidad. Al hallarlo, Utnapishtim le dice que se encuentra en la planta llamada “El hombre sehace joven en la senectud”.
Hipócrates liga el envejecimiento al desarrollo, dictaminando que el periodo de una vida es siete veces superior al de su desarrollo como adulto, utilizando el número mágico 7.
Grecia antigua
Aristóteles en su tratado Parva naturalia del que forman parte los pequeños tratados Sobre la duración y brevedad de la vida, Sobre la vida y la muerte y Sobre la respiración,basadas en las traducciones latinas del renacimiento publicadas en el volumen III de la edición de referencia Aristotelis Opera de Bekker, en Berlin, 1874. En el capítulo cuarto de este tratado escribe:
“… Por esto, necesariamente, la vida debe coincidir con el mantenimiento del calor y lo que llamamos muerte es su destrucción”.
Aristóteles veía la vida en términos de una combustión cuya sedeera el corazón y por ello…
“…no obstante, se debe advertir que hay dos modos en los que el fuego deja de existir: puede apagarse por agotamiento o por extinción. El primero es debido al envejecimiento y el segundo por violencia”.
“El calor se acumula en exceso debido a la carencia de respiración y refrigeración (…) pronto usa todo su alimento y lo consume…”. Aunque no aporta ninguna solución, sinembargo cree que “debe haber algún modo de enfriar el fuego en su fuente”.
Edad Media y Renacimiento
Roger Bacon escribió en 1236 La cura de la vejez y la preservación de la juventud.
Francis Bacon en su The historie of life and dead advierte que si se quiere prolongar la vida se debe evitar que “la humedad se escape por la piel”, de modo que indica todo tipo de aceites y pomadas paraevitarlo. En esta misma obra, siguiendo su doctrina empirista diseña un programa de investigación con una metodología asombrosamente actual, en la que examina factores que afectan a personas que viven en distintos lugares y bajo condiciones distintas.
El exceso de alimento puede hacer que el fuego arda demasiado deprisa inspiró a eremitas, anacoretas y todo tipo de ascetas, muchos de ellos de longevidadlegendaria, la adopción de la llamada “dieta pitagórica”, es decir, frugal, sin carne ni vino ni habas (esto último para evitar el fabismo, aunque la aversión a las habas viene de la leyenda transmitida por Diógenes Laercio de que Pitágoras murió en un campo de habas)(Y de la prohibición de consumir habas en la secta pitagórica original). Las virtudes de una dieta escueta en calorías han sidoconfirmadas por los estudios sobre la restricción calórica.
La escuela médica de Padua, en particular por el noble italiano Luigi Cornaro, nacido hacia 1467 quien a los 35 años, débil, enfermo y agonizante comienza una dieta de restricción calórica y consigue llegar hasta los 104 años.
el intento de Descartes de encontrar la forma de prolongar la juventud, de la cual decía que era la principal metade toda su filosofía. En una ocasión llegó a decir que se encontraba muy cerca de lograrlo. No es extraño que su muerte a los 54 años causara una conmoción entre sus discípulos.
El envejecimiento en la ciencia ilustrada
Joseph Priestley, codescubridor junto con Carl Scheele y Antoine Lavoisier del oxígeno, nos advierte en su tratado Experiments and Observations on Different Kinds of Airs,publicado en 1775 que
“aunque el aire puro deflogisticado (oxígeno) pudiera ser muy útil como remedio, también podría ser no tan adecuado para nosotros en el habitual estado sano del cuerpo; pues del mismo modo que una bujía se consume más presurosa en el aire deflogisticado que el aire común, así podríamos, como pudiera decirse, vivir demasiado aprisa (destacado en negrita en el libro de Priestley)...
tracking img